Energía Empresas

La Bolsa, con un 2016 a pura energía

Los papeles de las empresas del sector fueron la estrella financiera del año, con rendimientos muy por encima del promedio. La acción de Central Costanera, por ejemplo, avanzó un 125%. Después de la suba de tarifas, ¿qué pasará en el 2017?

01 dic 2016 - 00:00
Comparte esta noticia

A falta de un mes para que finalice, ya podemos decir que el 2016 fue otro gran año para las acciones vinculadas a la generación, transporte y distribución de energía. Con rendimientos que incluso superan el 100% (por ejemplo, Central Costanera avanza 125% en el año), el sector energético fue la estrella dentro del mercado bursátil local.

En el mes de julio, desde esta columna se destacó que los inversores volvían a poner su atención en las acciones energéticas y desde ese entonces, en sólo 5 meses, se dieron subas del 69% para Edenor, 66% para Central Puerto, 62% para Central Costanera, 58% para Transener, 33% para Pampa Energía y 27% para Capex. En el mismo lapso, el Índice Merval, indicador que engloba a las principales acciones de la Bolsa argentina, trepó el 17%.

Más allá de todas las dificultades y contramarchas que tuvo el gobierno para ir adecuando el cuadro tarifario, los inversores notaron una señal clara: ya no se va a regalar más la energía y la idea es que se tendrá que pagar por lo que realmente vale e incluso más si es necesario fomentar las inversiones.

Tal vez más por obligación que por deseo, en materia energética el gobierno promovió los cambios más contundentes frente a la política de los años del kirchnerismo y esa fue la clave para ver estos rendimientos tan atractivos en las acciones ligadas al sector.

Perspectivas 2017

El año entrante se presenta con un escenario complejo desde el punto de vista económico por diversos factores: arrastre negativo por la recesión de este año, incertidumbre por las primeras medidas del gobierno de Donald Trump en Estados Unidos y un Brasil que no logra despegar de su mayor y más duradera caída del PBI en 115 años.

Sin embargo, el gobierno sabe que está en la obligación de llegar a las elecciones de medio término con una economía en crecimiento, por lo tanto ya se empiezan a ver señales de intentos de fomentar el consumo, que explica casi tres cuartas partes del producto bruto.

En este contexto, es probable que los inversores empiecen a ver con mejores ojos a otros sectores que quedaron rezagados, como el siderúrgico u otros ligados al consumo interno.

Además, dentro del sector energético, seguramente se empiece a separar “la paja del trigo” porque no es lo mismo una empresa como Pampa Energía, totalmente integrada, incluso participando de las licitaciones para energías alternativas, que una empresa como Central Costanera que tiene gravísimos problemas para sostener su muy obsoleto parque de generación, con turbinas que presentan desperfectos y roturas casi de manera permanente.

De todas maneras, hay algo que queda muy claro: el colapso energético que dejó la gestión anterior es de tal magnitud, que el sector necesitará varios años de reglas claras, fomento de la inversión y tarifas acordes al servicio, por lo que, tal vez con mayor selectividad que hasta ahora, el sector seguirá siendo una buena apuesta para aquellos inversores de largo plazo dispuestos a asumir el riesgo.

*Licenciado en Finanzas y Agente Productor del Merval

Los números
17%
subió el índice Merval desde julio a esta parte. En ese lapso, las energéticas mostraron aumentos mucho mayores.
2017
será un año para apostar al sector, pero con mayor selectividad que éste.
Juan Manuel Palacio*
lic_palacio@hotmail.com
Últimas noticias de ésta sección