Energía

La encrucijada de las tarifas y el año electoral

Comparte esta noticia
El plan de “sinceramiento” de precios para la energía que encaró el gobierno Nacional, con el que avanza en un recorte sobre los subsidios, amenaza con interferir en un año electoral donde el Ejecutivo puede plebiscitar su primer tramo de gestión.
El plan para sacar al Estado como regulador de valores en el mercado eléctrico tuvo un fuerte impacto en la opinión pública y obligó al gobierno a dosificar las quitas. Los poderes concedentes, como provincias y municipios, pudieron acordar con las distribuidoras atrasar el traslado de los incrementos a tarifa.
Sin embargo con los altos consumos del verano y los nuevos aumentos habilitados para febrero y marzo, cada vez se hace más difícil ocultar el peso de los precios en el humor de los usuarios.
En el horizonte próximo aparece un cuello de botella que parece difícil de superar. Por un lado seguir cargando de aumentos a los usuarios puede interferir en cualquier plan electoral. Por otro, si las distribuidoras absorben los costos, pueden resentir la calidad del servicio o terminar desfinanciándose.
# #