Assange sigue sin poder salir de la Embajada de Ecuador en Londres

El país latinoamericano le dio la nacionalidad pero Londres rechazó otorgarle estatus diplomático, lo que le permitiría poder salir del edificio y viajar a otro país sin problemas. EE. UU. reclama su detención por la filtración de informes secretos a través de Wikileaks.

12 ene 2018 - 00:00
Comparte esta noticia

Tras más de cinco años refugiado en la Embajada ecuatoriana en Londres, Reino Unido frustró ayer las esperanzas del fundador de Wikileaks, Julian Assange, de poder salir del país con un pasaporte diplomático ecuatoriano, al rechazar la petición de Ecuador para acreditarle como tal.

La canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa, confirmó hoy que el pasado 12 de diciembre su país concedió la naturalización a Assange, de origen australiano. Días después, el 20 de diciembre, Ecuador solicitó a Reino Unido que considerase acreditar a Assange como agente diplomático ecuatoriano en su legación en Londres.

Sin embargo, Londres rechazó esa solicitud, según confirmaron hoy Espinosa y el Ministerio de Exteriores británico. “Reino Unido no acepta esa solicitud ni se encuentra en conversaciones con Ecuador sobre el tema”, dijo un portavoz británico. “Ecuador sabe que la forma de resolver este tema es que Julian Assange abandone la embajada para enfrentarse a la Justicia”, añadió.

Si Reino Unido le concediese el estatus de agente diplomático, Assange contaría con inmunidad y podría salir de la embajada sin ser detenido y dirigirse al aeropuerto para viajar a otro país.

El australiano vive desde junio de 2012 en la embajada ecuatoriana, en Londres un exilio autoimpuesto, porque teme ser detenido y entregado a Estados Unidos en caso de abandonar el edificio. Washington lo acusa de haber publicado en su plataforma Wikileaks documentos secretos sobre las guerras en Afganistán e Irak.

En un primer momento, Assange se refugió en la embajada para evitar ser extraditado a Suecia, donde enfrentaba denuncias por violación, pero en mayo de 2017 la Justicia sueca cerró el caso. Sin embargo, las autoridades británicas alegaron que lo detendrían de todos modos en cuanto saliese de la embajada, por un delito menos grave relacionado con la publicación de documentos comprometedores.

El ex presidente ecuatoriano de izquierdas Rafael Correa dio asilo a Assange por motivos humanitarios. Su sucesor en Quito, Lenín Moreno, quiere acabar sin embargo con la larga permanencia del periodista en la embajada y anunció que iniciaría conversaciones.

La diplomacia ecuatoriana está explorando otros mecanismos para hallar una solución al caso Assange, como una consulta a CIDH.
Héroe o villano según la perspectiva
Julian Assange pasó de pequeño pirata informático a azote de Washington o Madrid, ganándose fama de héroe libertario o de villano al servicio de Moscú, según las diferentes perspectivas.
WikiLeaks, creada poco antes como una organización sin ánimo de lucro dedicada a dar a conocer las cloacas de los Estados, saltó a la fama en 2010 con la difusión de un video en que se veía a un helicóptero estadounidense jugando al blanco con civiles en Afganistán. Le siguieron cientos de miles de documentos oficiales confidenciales, desde mensajes militares a cables de embajadas, a veces ridiculizando a mandatarios locales.
Quito/Reino Unido