“Creen tener al alcance de la mano eso que llaman independencia”

La situación de Cataluña en el lúcido análisis del periodista y profesor universitario Siscu Baiges. Nacido en Barcelona, donde vive hace 60 años, pone el foco en las paradojas del separatismo y los problemas de fondo que no se debaten.

08 oct 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Siscu Baiges sí que está sorprendido. A sus 60 años, nunca imaginó que un día sería posible despertarse en una Cataluña independiente. Casado, un hijo, es periodista y profesor de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona, la ciudad donde transcurre su vida. “Apenas me he movido de aquí”, cuenta por teléfono desde su casa. Tampoco se mueve de sus convicciones, por eso no se alista con los independentistas ni con el poder central. “A los que no estamos ni de un lado ni del otro nos llaman equidistantes, una palabra que no es correcta”, dice.

P- ¿Y dónde se ubica usted?

R- Según lo que pase. Si se refiere a la acción policial del último domingo, estaría rayando en el independentismo. Si se trata de la manipulación que se ha hecho de la sociedad catalana durante muchos años para que se decante hacia el independentismo, me voy para el otro lado. Hay que tener en cuenta que el presidente de Cataluña (Carles Puigdemont, PDeCAT) es de un partido que hace cinco años gobernaba con el Partido Popular. Aplicaron los recortes públicos más bestiales juntos. Y ahora de un lado, está el gobierno catalán con una mayoría muy justita en el Parlamento tirando un proceso independentista con el país dividido a la mitad, no reparando en abusos para conseguirlo. Por el otro, el gobierno de España que no hace nada para buscar una solución. Mi estado de ánimo se acerca a la tristeza: en lugar de resolver las cosas, se complican más. Se alejan las opciones de una solución dialogada.

P- El discurso del rey no ayudó...

R- No estuvo acertado. Debería haber pedido un esfuerzo de diálogo y se centró en criticar al gobierno catalán. Debería haber mostrado una mayor distancia en relación al gobierno español y atreverse a lamentar la dureza de la acción policial del domingo, ciertamente exagerada por las fuentes independentistas pero inadmisible de todas formas.

P- Hay quienes interpretan que los separatistas, tras el referéndum, lo que lograron es tener mayor poder para negociar más beneficios para Cataluña...

R- Es que si hay algún acuerdo, tiene que ser en esa dirección. Desde el punto de vista de las competencias autonómicas, en España hay bastante descentralización. Pero el País Vasco, por ejemplo, tiene mucho más capacidad financiera que Cataluña, recauda todos los impuestos y le manda a Madrid la parte que acuerdan. En Cataluña no se si estamos a tiempo ya o llegamos tarde. Otros dicen que gracias a los independentistas se conseguirá el federalismo.

P- ¿Qué lo separa de los independentistas?

R- No creo que las independencias sean la solución a los problemas de la humanidad, creo en buscar soluciones federales que permitan resolver a la vez los problemas de Madrid, Sevilla, Barcelona... Algunos intentan dar la imagen de que Madrid está aun con Franco, pero murió hace de 42 años. La democracia española es mejorable, la Constitución debe cambiarse, se pueden buscar soluciones mejores a los problemas de financiación, pero no se puede hablar de expolio...

P- ¿Qué pasa en las calles?

R- La gente está cada vez más nerviosa. Un banco importante, el de Sabadell, ha anunciado que traslada su sede a Alicante por miedo a perder las ayudas del Banco Central Europeo. Han convocado manifestaciones los contrarios a la independencia y habrá que ver como se desarrollan. Especialmente peligrosa es la de este domingo: grupos independentistas han anunciado que se presentarán para hacer una contramanifestación. Los grupos españolistas están perdiendo el miedo a aparecer en la calle y eso puede generar más tensiones y enfrentamientos.

P- ¿Convocar a un nuevo referéndum podría ser una salida?

R- La mejor solución es un referéndum bien hecho. Lo defienden algunos partidos de izquierdas, pero no es lo que el Partido Popular quiere: como mucho aceptaría una reforma de la Constitución que de más atribuciones a Cataluña, una reorganización del Estado, algunos leyes. Y los independentistas están lanzados en una dinámica que les costará aceptar eso. Creen tener al alcance de la mano eso que llaman independencia, vaya a saber qué es eso en el 2017, si aquí mandan más Merkel y las multinacionales que Rajoy.

P-¿Separatismo tardío?

R- Ser independiente tenía sentido en 1930. Parece un chiste que en el 2017 lo discutamos. Lo que más duele es que los verdaderos problemas están ausentes del debate. Discutimos si seremos más o menos independientes pero los servicios de urgencia de los hospitales están colapsados, a la gente la echan de su casa por no poder pagar el alquiler, la pobreza aumenta y la precariedad laboral está al máximo. Las matrículas universitarias cada vez más caras. Los ricos más ricos, los pobres mas pobres...

P- ¿Declararán la independencia el martes?

R- Nadie lo sabe. Yo creo que harán una Declaración de Independencia en suspenso a la espera de negociaciones, pero es una pura especulación...

“Mucha gente se ha pasado al bando independentista por dinero. Un trabajo bien pago, salir en la televisión pública. Y si no estás de un lado o del otro, te miran mal”
Siscu Baiges, profesor en la Universidad Autónoma de Barcelona.
Roca

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.