Europa congelada: la ola polar azota y ya sumó más de 200 víctimas

El Este padece las bajas de temperatura, que alcanzan los 25 bajo cero en algunos puntos. A los cuadros de hipotermia se suman los intoxicados por respirar gas venenoso de estufas de carbón. Los cortes de luz complican la calefacción eléctrica.

10 ene 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

La ola de frío que azota gran parte de Europa sigue cobrándose vidas en el este del continente: al menos diez personas murieron en Polonia, cuatro en Ucrania y cinco en Bielorrusia en las últimas horas.

Con diez muertos en un solo día, las víctimas por las bajas temperaturas de hasta 25 grados bajo cero en Polonia suman 19 desde la semana pasada y 65 desde noviembre. A ellas hay que añadir otras 24 víctimas fallecidas por intoxicación al respirar gas venenoso de estufas de carbón.

Otro problema que deja el frío es el smog: los gases contaminantes, el frío y la falta de viento provocaron polución en muchas partes de Polonia. Para combatirlo las autoridades ofrecieron transporte público gratuito en varias ciudades, entre ellas la capital, Varsovia.

En el oeste de Ucrania al menos cuatro personas murieron de hipotermia en 24 horas, con lo que son ya ocho las víctimas desde comienzos de año en todo el país, donde se registraron temperaturas de hasta 20 grados centígrados bajo cero. Otras cinco personas murieron en la vecina Bielorrusia, al bajar el termómetro hasta los -25 grados.

Más de 40 personas de la región de Minsk, la capital bielorrusa, buscaron atención médica por las bajas temperaturas desde que comenzó el año, informó la agencia de noticias Interfax citando a las autoridades. Algunas regiones sufrieron cortes de luz debido a las bajas temperaturas y se quedaron sin calefacción eléctrica.

Además, el número de muertos desde el comienzo de la ola de frío ascendió a por lo menos siete en República Checa. Sólo en Praga fallecieron cuatro personas sin hogar desde el viernes, dijo ayer el portavoz del servicio de rescate Dominik Horn, y otras víctimas fatales se registraron en Brno y Karviná.

Los refugios de Praga están al 90 por ciento de su capacidad. “Sin embargo, es difícil movilizar a las personas sin hogar hacia estos lugares”, dijo el director de los establecimientos, Tomas Jan. Muchos desconocen que su vida y su salud están en riesgo. Por eso trabajadores sociales reparten ropa de abrigo y alimentos en las calles.

Con las temperaturas más bajas en 30 años, cuatro personas murieron también en Eslovaquia. Entre las víctimas se encontraban dos hombres sin hogar de Nitra y de Bratislava, un jubilado que fue hallado justo delante de la puerta de su casa y una mujer de 54 años.

Mientras, en muchas zonas de Rusia el frío obligó a cancelar las clases hoy y mañana. En algunas partes al norte de Perm, en los Urales, se registrarán en los próximos días hasta 45 grados bajo cero. En Moscú se midieron hoy hasta 25 grados bajo cero, pero se espera que las temperaturas suban en torno a -15 grados en los próximos días. “El profundo frío terminará hoy (por ayer)”, dijo Roman Wilfand, que preside el centro hidrometeorológico de Rusia.

Otro problema que deja el frío es el smog: los gases contaminantes, el frío y la falta de viento provocaron polución en muchas partes de Polonia.
Moscú/Varsovia

Últimas noticias de ésta sección