Una Italia agobiada por la deuda, votará en marzo

23 dic 2017 - 21:17
Comparte esta noticia

El Senado italiano aprobó ayer con 140 votos a favor y 97 en contra los presupuestos de 2018 y despejó con ello el camino para la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones, que se estima se realizarán el 4 o el 18 de marzo próximo.

Antes de que el Senado aprobara las cuentas para el nuevo año, éstas fueron sancionadas por la Cámara Baja. De esta forma el presidente Sergio Mattarella puede ordenar ya la disolución de las cámaras, un paso que se espera que dé la próxima semana.

En estos días se podría fijar además la fecha para los comicios de marzo.

El país afronta una elevada deuda y por ello está bajo vigilancia de la Unión Europea. El endeudamiento público se sitúa por encima del 130% del producto interno bruto, cuando en la Unión Europea sólo se permite que no supere el 60%.

El Partido Democrático del primer ministro Paolo Gentiloni, de centro-izquierda, se ha visto bajo presión para evitar medidas impolulares, mientras lucha en las encuestas contra sus oponentes conservadores y populistas de cara a las elecciones generales.

La encuesta más reciente indica que no habrá un camino seguro hacia la formación de gobierno. El partido que más firme pisa en los sondeos es el Movimiento Cinco Estrellas, que tiene una posición antiestablishment y goza de un 26% de las preferencias, apenas por encima del 25% del Partido Democrático.

Roma