Contestó que “había chocado un árbol a la vuelta”

19 oct 2016 - 00:00
Comparte esta noticia

El juez Marcelo Muñoz conducía el auto Volkswagen Bora el sábado 24 de septiembre cuando a las 18.30 impactó contra un Renault Sandero ocupado por dos personas. Tras chocarlo desde atrás lo arrojó a un desagüe lindero. El magistrado siguió manejando por más de 2 kilómetros y no se detuvo.

El auto de Muñoz, indicó la comisión, “tenía los airbags activados y la parte delantera muy deteriorada por el impacto, y a pesar de ello condujo aproximadamente 2 kilómetros” y paró “en calle avenida del Trabajo y Río Colorado, estacionando el rodado en un lugar en el que obstruía la circulación, lo que generó la concurrencia de la policía por encontrarse mal estacionado.”

Señaló que “cuando llegó la policía, y le preguntó sobre su estado y que habría pasado, dijo, “que estaba bien, que no era necesario llamar a la ambulancia y que ya había llamado a la grúa”. Contestó “que había chocado un árbol a la vuelta” y que “esa aseveración no era cierta”.

Y agregó: “Cuando llegó el personal de la División Tránsito se negó a realizar el control de alcoholemia, por lo que nace la presunción prevista en la Ley Nacional de Tránsito, respecto de la existencia de alcohol, estupefacientes o medicamentos. Teniendo el magistrados la valiosa oportunidad de demostrar que se encontraba conduciendo en forma regular solicitando él mismo, el control correspondiente”.

Los ocupantes del Renault no resultaron con lesiones de consideración, pero de todos modos debieron ser asistidos por personal de Emergencias. El conductor del rodado chocado aseguró, en declaraciones periodísticas, que el vehículo del juez se alejó lentamente.