Hay temor y mucha incertidumbre sobre el futuro entre los cesanteados

14 ene 2017 - 00:00
    Comparte esta noticia

    El futuro es incierto para los 29 despedidos de la empresa Halliburton. Unidos pero con miedo, buscan por distintas vías poder salir adelante después de recibir los telegramas y quedarse sin trabajo.

    “Nos aprietan con los despidos. No tienen causas para echarlos y están buscando una”, explicó un obrero que por temor a represalias pidió que su nombre no aparezca publicado, al igual que sus compañeros presentes en la protesta de ayer en la gobernación neuquina.

    Según comentaron los presentes, en los últimos días el clima en los ámbitos laborales de la industria se había puesto tenso. “Con un escribano le preguntaron a todos si tenían pensado seguir o no”, comentó el vocero de los desocupados.

    “Esta situación me fuerza a volver a casa”, se lamentó uno de los cesanteados de la empresa de servicios especiales, y agregó: “veré mi futuro después de resolver esto. Por suerte pude invertir en unos departamentos”.

    En este caso, el hombre de unos 30 años se encuentro en la provincia desde hace casi una década, y siempre trabajo en el sector petrolero. Hoy, con un futuro incierto, analiza volver a su provincia natal e incursionar en algún emprendimiento propio. “Viene complicada la mano en todos los rubros”, concluyó el expetrolero.