La estampilla sigue siendo objeto de culto en tiempos de internet

El Centro Filatélico y Numismático de Neuquén celebró un nuevo aniversario con dos días de muestra, charlas e intercambios en el Centro Cultural Alberdi. Con 75 años de existencia, sus integrantes apuestan a mantener vivo este pasatiempo.

15 nov 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Eran más de las 11 de la mañana del sábado y las puertas del Centro Cultural Alberdi ya estaban abiertas, esperando a los invitados para una gran celebración, con algunos tintes de exclusividad.

Dentro de una de las salas unos muestrarios verticales exhibían 32 cuadros con estampillas, monedas y billetes de los más variados temas, lugares de origen y épocas históricas.

Es que ya habían comenzado las actividades por el aniversario número 75 del Centro Filatélico y Numismático de Neuquén (Cefinune). Festejos que continuaron durante el domingo por la tarde en el ex edificio de la biblioteca Alberdi con la exposición y una charla.

En la primera jornada un gran puñado de gente acompañaba la muestra y se sorprendía con exóticos sellos.

Las conversaciones de los pequeños grupos de tres o cuarto personas se hacían históricas y se sostenían por largos minutos mientras que los números de teléfonos iban y venían entre celulares y papeles. Era tal vez una muy buena oportunidad para alargar la agenda de contactos para futuros intercambios de sellos postales, asesoramientos y nuevos encuentros.

Es que la mayoría eran colecccionistas desde hace mucho tiempo que tendían lazos para alimentar y retroalimentar un hobby apasionante.

Aunque la mayoría tenía bien en claro de qué se trataba, el objetivo de la muestra también apuntaba a gente nueva que se acercaba para saber de qué se trataba.

“Nosotros hacemos esta muestra para difundir el arte -de la filetelia- en la ciudad de Neuquén, que la gente vea, se entusiasme, se asesore y si le gusta seguirá y si no habrá aprendido una cosa más en la vida”, resaltó Laureano Cuccioli, presidente del Cefinune, sobre la exhibición del fin de semana pasado.

Además señaló que otro objetivo es “mantener vivo” el centro de coleccionistas.

“Es un centro cultural que cumplió 75 años. Para Neuquén un Centro Cultural de esa edad, cuando Neuquén tiene 113 años, me parece que es importante, es uno de los más viejos de Neuquén. Entonces tratamos entre todos los que somos de mantenerlo y darle vida”, manifestó el coleccionista que estuvo exhibiendo sus piezas de filatelia y numismástica sobre Alemania.

Quién se haya quedado con ganas puede acercarse los primeros y terceros sábados de cada mes en la confitería del Automóvil Club Argentino (Rivadavia y 25 de mayo), donde se reúnen los socios de Cefinune.

Finalizado el encuentro, los coleccionistas prometieron continuar en contacto para organizar la próxima celebración del centro filatélico.

Recomendaciones
y cuidados
Las estampillas deben ser manipuladas con pinzas para evitar que se dañen.
Remojar las estampillas usadas boca arriba en agua tibia durante 15 o 20 minutos. Es para retirarle el papel adherido.
Retirarla con pinzas y colocarla sobre un papel toalla seco.
Ordenar la colección agrupando las estampillas por país de origen, por tópicos o temáticas o por color o forma.
Guardar el álbum en un lugar seguro, seco y lejos de fuentes de calor y luz fuerte
El Correo Argentino emite cada año alrededor de 45 o 50 estampillas conmemorativas de varios acontecimientos y personalidades.
“Hay gente que piensa que tiene un tesoro, pero a veces las estampillas valen 5 o 10 centavos sin importar que tan viejas sean”,
señaló Laureano Cuccioli, presidente del Cefinune, sobre el desconocimiento.
Los miembros del centro se reúnen el primero y tercer sábado de cada mes en la confitería del Automóvil Club Argentino.
Toda una vida junto a los sellos postales

Laureano Cuccioli es actualmente el presidente del Centro Filatélico y Numismático de Neuquén, pero su unión a este arte comenzó mucho tiempo atrás.

“Yo empecé de muy chico juntando, tendría 7 u 8 años, mi papá lo hacía aunque muy poco. Me fui entusiasmando de a poco. Al principio fui juntando y amontonando”, comenzó contando sobre su propia experiencia.

Ya de adolescente, Cuccioli recordó que se fue “a estudiar a La Plata, allí compraba los sellos nuevos que salían en el correo y los fui apilando. Después de que me recibí, me vine a Neuquén, seguí también”.

“A los 10 años –de haber regresado– me vinculé al centro que no sabía que existía y ahí empecé a participar y hace alrededor de 40 años que estoy en el centro”, cerró el apasionado del mundo postal y sus secretos.

Neuquén

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.