Piden viandas y más profesores

Los alumnos de la EPET 3 del barrio Gregorio Alvarez hicieron una sentada para reclamar, entre otras cosas, superpoblación en las aulas. Los directivos admitieron la falta de espacio. Del refrigerio dijeron que cuando lo daban lo arrojaban a la basura.

20 jun 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Los estudiantes de la escuela técnica EPET 3 de Neuquén realizaron ayer una medida de fuerza sorpresiva en el colegio para reclamar, entre otras cosas, un refrigerio que les permita afrontar las largas jornadas. Desde la dirección reprocharon la metodología y aseguraron que en otras oportunidades los chicos tenían con una vianda a media jornada, pero que era desperdiciada.

Las clases en la escuela del barrio Gregorio Álvarez se vieron afectadas por una sentada convocada por el cuerpo de delegados, quienes elaboraron un petitorio acompañado de firmas, que fue entregado en la dirección.

Mario Levilaf, uno de los delegados, explicó que el motivo que los llevó a realizar las medidas fue “por reclamos del año pasado que no se cumplieron, como el comedor, que es básico para un escuela técnica con una jornada tan extensa”.

Sostuvo que las jornadas se prolongan entre las ocho y las 18, con una breve interrupción de una hora y 20 minutos en el mediodía y que ese lapso no es suficiente para que los alumnos regresen a sus casas a comer y vuelvan a la institución a continuar con sus clases: “no damos abasto, no te llenás todo el día con dos panes con dulce de leche y un té”.

Milagros Escobar, otra de las delegadas, explicó que en los reclamos se incorporó “la falta de profesores y la superpoblación de los cursos. Por ejemplo en taller hay 12 chicos, con un profesor y tres tornos, entonces no dan los tiempos para que todos podamos trabajar y si no terminamos los trabajos en tiempo y forma desaprobamos las materias”.

Los directivos manifestaron sorpresa. “Nos encontramos esta mañana con la determinación de los chicos y recién nos vinieron a entregar este petitorio”, sostuvo el vicedirector, Maximiliano Fantusatti.

“No siguieron lo pasos correctos, porque nos tendrían que haber enviado el petitorio hace una semana para que podamos reclamar al Concejo Provincial de Educación y en caso de no tener una respuesta, ahí si realizar las medidas”, agregó.

Fantusatti señaló que existe una superpoblación en la escuela, que en la actualidad tiene una matrícula que ronda los 580 estudiantes, y que los cursos están preparados para unos 20 chicos por clase pero que en la actualidad cuentan con un promedio de 25 jóvenes por aulas.

Sin embargo, respecto a los pedidos de viandas, el vicedirector indicó que ese sistema se había utilizado ocho años antes y que “no funcionó porque las viandas terminaban tiradas. Nosotros salíamos de la escuela encontrábamos que tiraban todo en los tachos de basura”, concluyó.

“No se cubren las necesidades. No te llenás con dos panes con dulce de leche y un té. No alcanzan para satisfacer una jornada extensa”.
Mario Lefilaf, uno de los delegados que explicó
las demandas.
“Hace ocho años el sistema de viandas no funcionó. Cuando salíamos del colegio las encontrábamos en los tachos de basura”.
Maximiliano Fantusatti, vicedirector de la escuela del barrio Gregorio Álvarez.
Neuquén

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.