Protesta en orfandad gremial de los despedidos petroleros

Son 29 nuevos desocupados del gremio que conduce Guillermo Pereyra. Ayer se manifestaron frente a Casa de Gobierno con sus familias. No los atendió ningún funcionario del gobierno provincial.

14 ene 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Los despedidos de la empresa de servicios petroleros Halliburton golpearon ayer la puerta de Casa de Gobierno en completa orfandad. El gremio que los representa y que conduce Guillermo Pereyra no los acompañó y en el lugar nadie los atendió.

Los que reclaman son 29 nuevos desocupados que se movilizaron a la mañana junto a sus familias, representantes de algunos partidos políticos y de otros sindicatos que se mostraron solidarios.

Los petroleros sin trabajo temen represalias y están convencidos que habrá más despidos.

En la esquina de Roca y La Rioja, los cesanteados organizaron una radio abierta y pidieron la presencia de algún funcionario de la provincia. El gobernador Omar Gutiérrez no estaba ayer en la capital –se encuentra en el interior–, pero nadie salió del edificio de la gobernación.

Los discursos fueron con críticas al sindicato comandado por Pereyra y a la última negociación encarada que fija nuevas reglas de juego con salarios más bajos y un régimen laboral más flexible. “Este nuevo convenio se firmó para frenar los despidos. Sin embargo, cuando volvimos a trabajar nos dijeron que estamos afuera”, afirmó uno de los despedidos presente, quien no quiso revelar su identidad por miedo a no ser contratado en un futuro.

Los petroleros despedidos se mantienen en estado de alerta. Dijeron que fueron informados que las cesantías continuarán. También les dijeron, según denunciaron ayer, que corre riesgo la indemnización que les corresponde por el despido. “Nos mantienen amenazados con los motivos del despido”, añadieron.

“Exigimos a Pereyra que nos dé una solución urgente. Aportamos todos los meses para que nos represente y se borró. Al gobierno le pedimos que alguien nos pueda atender y dar respuestas. Estos despidos recién empiezan y van a seguir con el resto de las empresas” dijo otro de los despedidos que concurrió a la protesta en compañía de su familia.

En el acto estuvo presente el secretario general de CTA, Carlos Quintriqueo, que expresó: “esto no es sólo un problema del sector petrolero. Los despedidos son hermanos, sobrinos o nietos de todos, debemos solidarizarnos con ellos”.

El dirigente de la central sindical sostuvo que el 24 “será un día clave”. Ese día se firma el pacto petrolero negociado entre las empresas, el gobierno y Pereyra. “Quedará claro lo que discutieron, y no es la mejora de las situación”, concluyó el referente del gremio estatal.

La protesta contó con la solidaridad de los gremios estatales ATE, ATEN y CTA, el sindicato de Ceramistas, operarios de Molarsa y partidos de izquierda.

“Exigimos a Pereyra que nos dé una solución. Aportamos todos los meses para que nos represente y se borró. Al gobierno le pedimos que nos atienda”.
“Pererya dijo que los petroleros no pagarán Ganancias y eso es porque les van a recortar los sueldos y los van a despedir”,
dijo Carlos Quintriqueo, secretario general de la CTA.
“Los despidos van a continuar. La llamada ‘revolución del trabajo’ que planteó el presidente Mauricio Macri es esto”.
Patricia Jure, diputada del Frente de Izquierda de los Trabajadores.
Neuquén

Últimas noticias de ésta sección