Un merecido “honoris causa” para Noemí Labrune

“Una de esas imprescindibles”, así la definió la decana de Humanidades Beatriz Gentile. Fue entregado ayer en la UNC.

01 dic 2016 - 00:00
Comparte esta noticia

“La palabra y el cuerpo siempre presente en la denuncia de cada rastro de violación a la dignidad de las personas, convirtieron a Noemí Labrune en una de esas imprescindibles de las que hablaba Bertolt Brecht”, dijo Beatriz Gentile antes de entregarle el doctorado “honoris causa” en el aula magna “Salvador Allende” de la Universidad Nacional del Comahue (UNC) y pintó a la mujer en una palabra.

El aula magna y el hall de la universidad a las 19 estaban repletos. Noemí entró saludó y arengada por un “Ole, olé, Noe, Noe, llegó al escenario”.

La fundadora de la Asamblea por los Derechos Humanos en Neuquén (APDH), del CELS (Centro de estudios sociales ) en Buenos Aires, e impulsora de las causas penales contra los que cometieron crímenes contra la humanidad durante la dictadura destacó que pese al rumor que rondaba de que no le gustan los reconicimientos “ realmente estoy muy feliz”.

Para comenzar el acto se mostró un video con un resumen de la lucha por la defensa de los derechos humanos. Luego la decana de la Facultad de Humanidades Beatriz Gentile, miembro de la Comisión ad hoc que evaluó el dictamen para el nombramiento de Noemí Labrune como doctora Honoris Causa, hizo un recorrido por su militancia y dejó claros los motivos del reconocimiento.

El rector de la Universidad, Gustavo Crisafulli destacó que cuando nombran un Honoris Causa, se elige el espejo en el que se quieren mirar y “Noemí es mirarnos en el espejo de la búsqueda de la verdad, la construcción de la solidaridad y la respuesta a los que tienen sed de justicia”.

Para finalizar Noemí dejó lo que llamó su “mensaje doctoral” que concluyó en una propuesta y una pregunta. Propuso que la universidad tenga un lugar para que todos los estudiantes transiten por experiencias vivenciales que hagan de ellos gente formada en la lucha por los derechos humanos. Y dejó abierto el interrogante para estar atentos: “¿Será la utopía de una universidad militante, progresista, la idea de cambiar al mundo? El día que la asuma como tal, seguramente algo en el mundo va a cambiar”.

“Si tenemos a los genocidas en el banco de los acusados se lo debemos a Noemí. Ella es memoria, verdad y justicia”.
Gustavo Crisafulli, rector de la Universidad Nacional del Comahue.
Neuquén
Últimas noticias de ésta sección