Andacollo: creen que quería matarla

La policía detuvo a un hombre que arrastraba de los cabellos a su exmujer en dirección al río. Utilizaba guantes y llevaba un cuchillo en mano. Al ser detenido mordió a un agente. Luego lo liberaron y denunció a los efectivos por apremios ilegales.

19 mar 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

La mirada atenta de un vecino permitió que la policía de Andacollo detuviera en plena madrugada a un hombre que con un cuchillo en mano, y utilizando guantes, arrastraba de los pelos a su exmujer hacia la zona del río Neuquén.

El hecho ocurrió el miércoles cerca de las 4:30 de la madrugada cuando la mujer se disponía a ir al hospital en donde tenía un turno médico, pero fue sorprendida por su expareja, sobre quien regía desde hacía un tiempo una orden judicial de prohibición de acercamiento.

El hombre llevaba en una de sus manos un cuchillo y con la otra tomó a la su expareja de los cabellos y la forzó a caminar en dirección al río. Esa fue la situación que alcanzó a ver un vecino, quien temiendo que el hombre quisiera matar a la mujer dio aviso a la policía, que logró reducir al agresor.

En el forcejeo el hombre, identificado posteriormente como Ceferino Muñoz, recibió un corte en la cabeza pero, iracundo, también mordió a uno de los efectivos policiales que participó de su detención.

El Comisario Inspector Cristóbal Ávila detalló a “Río Negro” que la mujer estaba viviendo en Andacollo desde hacía un tiempo, mientras que el agresor lo hacía en Tierras Blancas. Y deslizó que aún no se sabe si Muñoz la estaba espiando o bien fue anoticiado por alguien más de que ese día su expareja tenía que ir al hospital.

El hombre fue detenido y traslado a la Comisaría 30ª de Andacollo, desde donde al día siguiente, tras la realización de los estudios médicos de rigor, recuperó la libertad.

Casi inmediatamente el acusado se trasladó hasta la sede de la fiscalía de Chos Malal en donde denunció a la policía por apremios ilegales y aportó como prueba la sangre que dejó en la celda.

Fuentes allegadas a la investigación indicaron que estiman que el sujeto habría aprovechado el corte que tenía en el cuero cabelludo para dejar sangre en las rejas y otros lugares, para así poder denunciar a la policía, distrayendo la atención de los investigadores ante el hecho de violencia que protagonizó.

El caso generó fuertes repercusiones entre los vecinos del pequeño poblado del norte neuquino, ya que no sólo Muñoz recuperó rápidamente la libertad mientras que a la víctima sólo se le dispuso una custodia policial, sino también porque en el pueblo sostienen que el fiscal Ricardo Videla actuó con más premura en la investigación de los presuntos apremios ilegales que en la causa de violencia de género.

Hasta el intendente de Andacollo, Ariel Aravena, se hizo eco ayer de lo ocurrido y aseguró que “lamentablemente el agresor queda en libertad y la Justicia actúa con mucha energía ante la denuncia del agresor que dijo que la policía lo había golpeado, mecanismos que tristemente no se ponen a disposición de una indefensa mujer, arrastrada de los pelos, por un hombre que llevaba un cuchillo en la mano”.

Rápida respuesta
300
son los metros que hay desde el lugar donde el agresor fue visto arrastrando a su expareja hasta la unidad policial de la localidad.
Andacollo

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.