Apareció la mochila del turista portugués

Estaba en el tanque de agua de un complejo de cabañas de El Bolsón con todas sus pertenencias. Todavía no se pudo determinar cómo murió.

12 ago 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

En un verdadero rompecabezas se ha convertido para la justicia el esclarecimiento de la muerte de Nelson Moreira Da Silva (35), el turista portugués que salió el viernes 16 de junio del hostel céntrico donde estaba hospedado y cuyo cadáver recién apareció, desmembrado, el 7 de julio.

Hace un par de días, el propietario de un complejo de cabañas ubicado en el acceso a El Bolsón subió a una torre a limpiar el tanque de agua y dentro de la caseta se encontró con una mochila que le llamó la atención: en el interior estaban los documentos y el pasaporte de Da Silva; euros, dólares y pesos argentinos; una linterna pequeña muy particular; el segundo teléfono celular que trajo desde Francia (donde residía); medias y otros elementos.

El prestador turístico avisó de inmediato a la policía, que retiró todo lo hallado y lo puso a disposición del fiscal Francisco Arrien. Este funcionario se excusó ayer de brindar mayores detalles sobre la investigación en marcha, aunque confirmó el hallazgo y solo adelantó “otras medidas periciales que nos permitan conocer toda la verdad de lo ocurrido”.

No obstante, trascendió que hasta el momento no hay certezas sobre si a Nelson lo mataron o murió congelado tras extraviarse en el bosque durante esos días de nevadas intensas, con varios grados bajo cero.

Para este fin de semana se espera el arribo a El Bolsón de los familiares de la víctima, residentes en París, quienes estuvieron durante la búsqueda y luego regresaron a Francia.

Sobre las causas de su muerte, Arrien había dicho que “no tenemos causas de criminalidad, los forenses no pueden dar certezas sobre cómo ocurrieron los hechos. Nos manejamos con pruebas objetivas y el Cuerpo Médico nos indica que no se pueden determinar. Lo mismo nos dice el Gabinete de Criminalística de Bariloche, por cuanto el expediente será recaratulado como muerte dudosa, ya que no sabemos si fue una situación accidental o un crimen”.

“Tampoco se puede hablar de descuartizamiento”, agregó en referencia a que hasta el momento solo apareció el cráneo y las extremidades inferiores . La novia de Nelson, Charline Godart, criticó que “la familia tuvo que llamar todo el tiempo para tener noticias.

Los investigadores no tienen indicios de criminalidad en el cuerpo. No cuentan con certezas de lo que le pudo ocurrir a Nelson Moreira Da Silva.
Las últimas horas
La preocupación de los investigadores apunta ahora a corroborar cómo fueron las últimas horas de vida de Nelson en El Bolsón, donde arribó el 12 de junio.
Se alojó en un hostel céntrico y –según lo registrado en varias cámaras de seguridad–, deambuló por varios lugares
–principalmente de noche–, sin rumbo fijo y sin demasiado contacto con los lugareños. Finalmente, su familia denunció la desaparición el 18 de junio.
“De ninguna manera vino a trabajar, solo pensaba quedarse unos pocos días. Tampoco sabemos si aquí hizo amistades, estuvo muy poco tiempo en el hostel. Siempre se lo vio solo”, dijo fiscal Arrien.
El Bolsón

Últimas noticias de ésta sección