Denuncian caso de doble victimización

06 sep 2011 - 00:00
Comparte esta noticia

NEUQUÉN (AN)- “El sistema judicial sigue tomando decisiones equivocadas con las niñas víctimas de delitos sexuales”, afirmó Viviana Menichetti, integrante de la colectiva feminista La Revuelta y del servicio de asesoramiento Socorro Violeta.

Se refirió al caso de una adolescente que debió declarar en un juicio oral en presencia del hombre al que acusa de haberla violado.

Menichetti acompañó a la víctima en el proceso, y estuvo con ella el día que se presentó a declarar en la Cámara Primera.

El caso está impregnado de dramatismo, y según el relato que Menichetti hizo a “Río Negro”, la intervención judicial lo acentuó en vez de mitigarlo.

El imputado es tío político de la víctima.

La adolescente tiene ahora 17 años, y los hechos denunciados ocurrieron cuando tenía 8.

La jovencita nunca lo contó porque, como es típico en estos casos, estaba bajo el influjo amenazante del abusador.

Pero sucedió que su hermana menor sufrió el mismo abuso, y entonces se animó a presentar la denuncia.

Cuando comenzó el juicio la citaron a declarar, pese a que ya había sido entrevistada con Cámara Gesell, que es el método previsto para los menores víctimas de agresiones sexuales.

“Se tuvo que presentar a las 8:30 y recién entró a declarar a la una de la tarde”, relató Menichetti, quien la acompañó.

“Todo ese tiempo estuvo recluida en un cubículo, en cuyas paredes están escritas groseras leyendas sexistas.

¿No había otro lugar para una niña víctima de abuso?”, agregó.

La adolescente había puesto como condición para declarar que el acusado no estuviera presente en la sala.

Así se lo hizo saber a los jueces la querellante por la Defensoría del Niño, Silvia Acevedo.

Sin embargo la Cámara rechazó el planteo.

Una fuente judicial explicó que si lo hubiera obligado a retirarse contra su voluntad, el juicio sería nulo.

Para Menichetti ese criterio no es taxativo.

“Hay casos y casos, los jueces tienen que comprender con qué están tratando”.

Relató que “cuando el fiscal Vignaroli, la querellante y el defensor le dijeron que iba a declarar delante de la persona a la que ella acusaba, se negó.

Entonces convocaron de urgencia a dos psicólogas forenses para que determinaran si estaba en condiciones de hacerlo o no”.

La fuente consultada por este diario dijo que las psicólogas fueron convocadas “sólo para contener a la adolescente, no presentaron ningún dictamen”.

La víctima finalmente accedió a declarar, con su padre presente en la sala y el abusador sentado en una posición desde la cual no pudiera cruzar sus miradas con la joven.

Menichetti remarcó que “a esta niña le tiraron encima la responsabilidad de llegar a una condena.

Encima que tuvo la valentía de denunciar, recibe ese trato de la justicia.

¿Dónde está la aplicación de todas las leyes que la protegen?”.

Como conclusión, Menichetti afirmó que mientras los magistrados y funcionarios “no revisen la ideología desde donde miran estos crímenes sexuales, mientras los tratados de derechos humanos, convenciones y leyes sigan siendo una molestia y apliquen el doble estándar, el Poder Judicial, en particular el sistema penal, seguirá siendo la institución estratégica del sistema hétero patriarcal que reproduce de la manera más cruel, el sometimiento, opresión y desigualdad sobre mujeres, niñas, niños y adolescentes”.