El médico que mató a ladrón será juzgado por homicidio

La fiscal pidió elevar a juicio el caso del cirujano que reaccionó cuando le robaron el auto. Su acción “fue desmedida”, dijo.

17 sep 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Una fiscal pidió que el médico cirujano que el año pasado mató de cuatro balazos a un ladrón en la localidad de Loma Hermosa y alegó legítima defensa vaya a juicio oral, pero acusado de un homicidio agravado por el que podría ser condenado a una pena de hasta 25 años de cárcel, informaron fuentes judiciales.

Se trata del episodio protagonizado por Lino Darío Villar Cataldo (62) que el año pasado reavivó el debate en torno a la legítima defensa .

Si bien Villar Cataldo siempre se mostró arrepentido, aseguró que tuvo que dispararle al ladrón, Ricardo “Nunu” Krabler (24), porque corría peligro su vida, la fiscal a cargo de la causa, Diana Mayko, nunca le creyó .

“Cuando decidió disparar contra Krabler ya no estaba en riesgo su vida, sino sólo el derecho de propiedad que tenía respecto de un automóvil asegurado. Su conducta entonces devino desmedida ”, señaló la fiscal en el requerimiento. “No resulta necesario ni racional ultimar al ladrón para recuperar el botín”, concluyó.

El hecho ocurrió el 26 de agosto de 2016, cuando el médico se retiraba con su Toyota Corolla del consultorio y fue abordado por un delincuente, Krabler, que le dio un culatazo en la cabeza, se subió al vehículo con fines de robo y terminó muerto de cuatro balazos efectuados por el imputado con una pistola Bersa Thunder Pro 9 milímetros. Mayko realizó un contrapunto constante entre la versión que dio Villar Cataldo y las pericias y pruebas que lo contradicen.

• La pistola: el imputado declaró que siempre que sacaba el auto, “por seguridad”, dejaba en el cantero de la reja de la vivienda su pistola, pero la fiscal cree que el médico ya tenía el arma encima cuando le fueron a robar .

• El robo: “Cuando saqué el auto marcha atrás, con la ventanilla del conductor baja, vi venir corriendo un hombre que me apuntaba con un arma. Me dio un culatazo y dijo: ‘Bajate hijo de puta que te mato’”, contó el cirujano. Para la fiscal, “no hay dudas” de que “Krabler pretendió apoderarse del Toyota del médico”, pero “tampoco hay dudas de que la secuencia narrada por el galeno no ocurrió de tal modo”.

• El tiroteo: uno de los puntos clave de la acusación está relacionado con el lugar donde fue hallado el pistolón –sin balas–, de Krabler: debajo de su propio cuerpo.

Villar aseguró que mientras él estaba en el piso, el ladrón avanzó con el auto y mientras sacaba el arma por la ventanilla, le gritaba “te voy a matar hijo de puta”, ante lo cual decidió disparar “al bulto”. Para la fiscal, el ladrón recibió un primer disparo en la clavícula izquierda con la puerta abierta, intentó bajarse y le dieron el segundo tiro en el hombro derecho, el tercer balazo le ingresó en el brazo izquierdo, quedó recostado sobre los asientos sobre su lado derecho y allí lo remataron con el cuarto balazo en el abdomen.

No era necesario
4 balazos
disparó el cirujano cuando el delincuente intentaba huir con su auto, tras haberle pegado un culatazo.
Buenos Aires

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.