Empresario chaqueño acusado de comprar las bobinas en las que llevaban cocaína

Las piezas de aleación de hierro fueron fabricadas especialmente para evitar que la droga sea detectada.

20 jun 2017 - 16:25
Comparte esta noticia

Un empresario chaqueño detenido por el secuestro de casi dos toneladas de cocaína ocultas en bobinas de acero y bolsas con piedras preciosas en la ciudad bonaerense de Bahía Blanca y la provincia de Mendoza está acusado de ser el encargado de adquirir esas piezas de aleación de hierro especialmente fabricadas para evitar que los escáneres detecten la droga, informaron hoy fuentes oficiales y policiales.

Este imputado fue identificado por la Policía como Alberto Javier Busciglio (56), a quien se le secuestró una avioneta suya y se le allanó un lubricentro también de su propiedad, en la capital de Chaco.

El Ministerio de Seguridad de la Nación informó hoy en un comunicado de prensa que la aeronave marca Cessna y matrícula LV-GKL de este empresario fue secuestrada por efectivos de delegación Resistencia de la Policía Federal Argentina (PFA) en el Aeroclub Chaco, ubicado en el kilómetro 977 de la ruta nacional 11, en Resistencia.

Este allanamiento, y otros realizados en la capital chaqueña y la ciudad de Barranqueras en los que se secuestraron autos, dinero y material informático, fueron dispuestos por el juez federal de Campana, Adrián González Charvay, quien ya había dispuesto al detención de Busciglio y de otros 16 sospechosos, entre ellos cuatro mexicanos oriundos del estado de Michoacán.

Según la cartera de Seguridad, el empresario “está sindicado como el testaferro de la organización y encargado de adquirir las bobinas de acero especialmente fabricadas para que los scanners no detecten la droga”.

“Además, es dueño de un lubricentro en Resistencia, local que fue debidamente allanado al momento del megaoperativo desplegado por la Policía Federal”, precisó el comunicado.

De acuerdo a los voceros, el imputado es titular de una empresa que se dedica a la reparación de escapes de autos, cambios de aceite y filtro, y a la colocación de jaulas, defensas y enganches para vehículos.

“El hecho de haber incautado la droga no significa que la investigación se agote, todo lo contrario: fue el puntapié para seguir adelante hasta dar con todos y cada uno de los responsables. Queremos, además, desfinanciar a estas bandas y quitarle los bienes que obtuvieron como producto del narcotráfico”, indicó la ministra Bullrich.

Por su parte, el juez González Charvay dijo esta mañana a la prensa que al momento de concretar los secuestros y detenciones contaban con información sobre la posibilidad de que “tras el armado de las bobinas con la droga los mexicanos podrían haberse ido del país”.

“Nos exponíamos a la alternativa de asegurar el secuestro (de la cocaína) un poco más adelante pero perder la captura de las personas con más responsabilidad de las maniobras”, contó el magistrado.

Según el juez, fue “en los primeros días de marzo” cuando la Policía Federal recibió “información muy concreta de varias empresas vinculas al comercio exterior, concretamente relacionadas con el rubro del acero, que estaban por utilizar este tipo de emprendimientos legítimos para el contrabando de estupefacientes hacia Europa y concretamente a Barcelona como un destino posible”.

Y comentó que esos datos “señalaban que el puerto de Campana sería el lugar elegido por este grupo para desplegar la actividad” aunque, aclaró, que “este tipo de delitos complejos no se realizan usualmente en un único espacio territorial, generalmente se desplega en múltiples jurisdicciones”.

En tanto, el magistrado explicó que los “rollos de acero” en los que se ocultó la cocaína llegaron a Bahía Blanca por un lado, y la droga por el otro, y que el “acondicionamiento” de la misma se llevó a cabo en el parque industrial de esa ciudad.

En ese sentido, el juez González Charvay detalló que en el depósito allanado en ese parque había 17 rollos pero que la droga estaba acondicionada en 8 de ellos.

Consultado sobre la cocaína, el funcionario judicial señaló que restan “realizar estudios para determinar su calidad, pureza, concentración y el origen” de la misma.

Por último, el juez indicó que a partir de mañana serán indagados en los tribunales federales de Campana los 17 detenidos que hay en la causa.

Mientras que el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay, señaló hoy, en coincidencias con lo que ya había dicho la ministra Bullrich, que los investigadores están analizando “dos cargamentos sospechosos” que salieron del puerto de la ciudad en 2012 y 2013 “con una modalidad bastante similar”.

“La forma de sacar la droga llega a todos lados y Bahía Blanca no está exenta como ciudad puerto”, consideró el intendente.

“Durante mucho tiempo se ignoró o se pretendió ignorar que la Argentina era un lugar con mucha droga, se decía solamente que era de tránsito y está probado en todo el mundo que cuando la droga transita siempre algo queda, entonces Bahía Blanca no escapa de esa realidad y la Argentina no escapa de esa realidad”, añadió.

Esta operativo antidrogas fue denominado “B. B. de Acero” porque una tonelada y media de cocaína fue hallada dentro de las bobinas secuestradas en Bahía Blanca, mientras que a los otros casi 500 kilos los descubrieron en un cargamento de piedras preciosas la ciudad mendocina de Luján de Cuyo.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.