En seis meses hubo 119 femicidios en el país

El 70% los cometieron parejas o exparejas.

21 ago 2012 - 00:00
Comparte esta noticia

Un total de 119 mujeres fueron asesinadas entre enero y junio de este año, en casos de violencia de género.

De ellos, tres fueron cometidos en Río Negro y dos en Neuquén.

La mayoría de los crímenes, 59 (que representan el 49,5% del total) fueron cometidos por esposos, parejas o novios de las víctimas, mientras que otros 24 (29,1%) los concretaron exesposos, exparejas o exnovios.

Padres o padrastros cometieron 2; otros familiares 8; vecinos/conocidos 13 y sin vínculo aparente 13.

El trabajo fue elaborado por el “Observatorio de Femicidios en Argentina Adriana Marisel Zambrano”, coordinado por La Asociación Civil La Casa del Encuentro, sobre la base de datos de agencias informativas, de 120 diarios de distribución nacional y provincial y el seguimiento de cada caso en los medios.

El reporte indica que se registraron 119 femicidios y femicidios vinculados de mujeres y niñas; 11 femicidios vinculados de hombres y niños, y 161 víctimas colaterales de femicidios que son las hijas y los hijos de las mujeres asesinadas por violencia de género.

En cuanto a la edad de las víctimas el informe indica que 38 de las mujeres asesinadas tenían entre 19 y 30 años y 37 entre 31 y 50 años.

De 0 a 1 año, 2; de 2 a 12 años 4; de 13 a 18 años 9, de 51 a 65 años 13, de 66 a 99 años 12 mientras que los casos sin edad registrada fueron 4.

El informe señala que 29 de las mujeres murieron baleadas, 24 golpeadas, 22 apuñaladas, 13 incineradas y 12 estranguladas.

El informe deja en claro que las estadísticas no contemplan a las mujeres que ingresaron a los hospitales con evidencias de violencia sexista y cuyo fallecimiento consta como paro cardiorrespiratorio, con lo cual se invisibiliza la violencia de género.

Tampoco incluye a las mujeres que mueren por abortos clandestinos, y las mujeres que aparecen en las noticias como muertas por suicidio, “cuando en realidad han sufrido violencia sexista”.

“Es necesario considerar a la violencia sexista como una cuestión política, social, cultural y de derechos humanos.

De esta forma se podrá ver la grave situación que viven las mujeres, niñas y niños en la Argentina como una realidad colectiva por la que se debe actuar de manera inmediata”, sostiene en el documento difundido por la organización.