Juncos estaba en la casa por la falta de custodia

Es el hombre asesinado en Plottier.

Se quedó a cuidar a su novia, que sufría amenazas.

25 ago 2012 - 00:00
Comparte esta noticia

NEUQUÉN (AN)- Javier Juncos se quedó en la casa de su novia porque la custodia policial nunca llegó y ella tenía miedo de estar sola y sufrir una agresión de su expareja, Rubén Figueroa. La agresión ocurrió, Juncos está muerto y ahora la justicia investiga tanto la responsabilidad de Figueroa como la de la Policía.

Estos detalles del crimen ocurrido en Plottier el jueves a la madrugada se conocieron ayer a través de fuentes vinculadas a la causa.

También se supo que Figueroa (36) declaró, en su descargo, que lo único que hizo fue defenderse de una agresión de Juncos (35). Su relato no tendría correspondencia con los elementos reunidos en la escena del crimen.

El hecho se produjo el jueves a las 0:40 en la vivienda que alquilaba Mónica, expareja de Figueroa, en San Martín 1.078 de Plottier.

Ambos se habían separado el 3 de agosto, y ella tenía una relación de noviazgo con Juncos, con quien no convivía.

El 17 de agosto lo denunció por la paliza que le dio el día anterior, y la justicia dispuso una custodia policial por unos días en su vivienda. El miércoles 22, la mañana anterior al crimen, Mónica volvió al juzgado de Familia a pedir que le renovaran la custodia porque seguía recibiendo amenazas de su expareja.

Las fuentes consultadas por “Río Negro” indicaron que la jueza Fabiana Vasvari extendió la custodia por cinco días más. En la comisaría de Plottier se notificaron a las 17 que esa noche, de 22 a 7, debía haber un policía cuidando la casa de la calle San Martín.

Pero nadie fue, por motivos que se investigan (ver aparte) y por eso Juncos se ofreció a quedarse haciéndole compañía a su novia.

Entonces ocurrió el crimen. De acuerdo con la acusación, Figueroa se presentó en la vivienda con la excusa de ver a su hijo de 8 años, que estaba en Neuquén capital.

Ingresó por la fuerza, trepando un pilar y rompiendo la traba de una ventana. Mónica se estaba bañando, el agresor luchó con Juncos y le clavó una puñalada con un cuchillo tipo Tramontina en la zona intercostal izquierda que le alcanzó el corazón.

Después se ofreció a llevarlo al hospital en su Volkswagen blanco, que había estacionado a unos 40 metros de distancia.

Lo dejó en el centro asistencial junto con Mónica y se fue. Casi a al misma hora en que los médicos no lograban salvar la vida del herido, Figueroa se entregó a la policía.

Ayer el imputado declaró extensamente ante el juez Marcelo Muñoz y la fiscal Sandra González Taboada, y dio una versión completamente distinta.

Por empezar, dijo que nunca ingresó a la casa sino que llamó a su expareja a los gritos desde la vereda. Aseguró que buscaba a su hijo, a esa hora muy avanzada de la noche, y aunque sabía que estaba en Neuquén capital y no tenía certeza de que hubiera regresado.

Agregó que Juncos salió de la vivienda con un cuchillo pero que se lo quitó tras un forcejeo producido en la vereda. Ante esa situación, el novio de su expareja regresó a la vivienda.

El imputado agregó que comenzó a caminar hacia su automóvil y escuchó que ella gritaba pidiendo auxilio. Fue recién entonces cuando, de acuerdo con su versión, ingresó a la vivienda, se encontró con el herido y se ofreció a llevarlo al hospital.

Hay dos datos relevantes que no encajan con el relato: por un lado las manchas de sangre de la víctima van desde adentro hacia fuera de la casa, y no al revés. Por el otro, en la vereda no quedó ninguna huella del forcejeo.

Figueroa también fue interrogado por el incidente del 16 de agosto, cuando según la denuncia, golpeó a Mónica y a Juncos.

También en ese caso, de acuerdo con la versión del imputado, el agredido fue él. Aseguró que Juncos le buscó pelea, que él se defendió y que sin querer le pegó una trompada en la mandíbula a su expareja.

En ese caso, reconoció que entró a la vivienda tras forzar una persiana.

El hombre, que se dedica a la plomería, seguirá detenido mientras se resuelve su situación procesal.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.