Le roban $ 20.000 y lo dejan desnudo en la meseta

Un hombre fue reducido en el barrio Alta Barda de Neuquén e investigan si fue una salidera bancaria, porque había retirado el dinero de una entidad. Le dieron manguerazos en la espalda.

10 may 2012 - 00:00
Comparte esta noticia

NEUQUÉN (AN) - Lo sorprendieron en su auto frente a una agencia de quiniela en el barrio Alta Barda, lo redujeron bajo amenazas de muerte con un arma de fuego, lo obligaron a ir a la zona de la meseta, le robaron más de 20.000 pesos y luego de golpearlo lo dejaron, desnudo y atado de pies y manos, en el descampado. El violento episodio, que se enmarca en un probable caso de salidera bancaria ya que la víctima había retirado el dinero de una entidad financiera del microcentro un poco antes, comenzó a desarrollarse alrededor de las 11 de ayer en el citado barrio. La víctima, de 34 años, no había realizado hasta anoche la denuncia ya que se reponía del shock emocional, pero algunos detalles del episodio se los relató a un efectivo policial que cumplía un servicio de custodia en una base petrolera, a donde llegó a pedir ayuda, en ropa interior. Los asaltantes fueron dos, uno se acercó a hablarle por la ventanilla apenas se subió a su Suzuki Fun bordó. No llegó a entablarse un diálogo porque el desconocido comenzó a insultarlo, mientras el compinche se le subió al rodado por la puerta del acompañante, que no tenía el seguro, le puso el caño de un arma en el estómago y lo redujo. “Seguí la moto”, le dijo este último, mientras el primero abordó un rodado de baja cilindrada y enfiló hacia la ruta en construcción que lleva a Senillosa. Cuando habían pasado la base de la petrolera Plus Petrol se cruzaron al carril sur, y en un lugar donde hay unos árboles a unos metros de la multivía, le sacaron el dinero y una pistola de su propiedad. Para amedrentarlo y asegurarse de que no pidiera auxilio con prontitud y de ese modo escapar, le pegaron en la espalda con una manguera, lo desnudaron y con precintos le ataron los pies y las manos. No obstante logró liberarse de las ataduras y caminó hasta la base petrolera para pedir ayuda. Las lesiones no eran, en principio, graves, pero fue llevado al hospital para su atención y luego se retiró a su domicilio. El auto fue encontrado poco después, aparentemente sin cerca del lugar donde le sacaron el dinero. Los delincuentes actuaron con absoluta impunidad, a cara descubierta y expuestos a que los viera cualquier persona que pasara o estaba en el lugar. Tendrían alrededor de 30 años. Investigan distintas hipótesis para dar con los delincuentes y desentrañar el hecho. No descartaban que se trate de una salidera bancaria, pero hasta anoche no se habían reunido elementos para confirmarlo y se aguardaba el testimonio de la víctima para orientar la pesquisa.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.