Separaron a cuatro policías por las denuncias de vejaciones en Bariloche

La medida es provisoria mientras avanza la investigación y se determinan las posibles responsabilidades. La denuncia la hicieron seis jóvenes de entre 18 y 30 años.

05 jun 2016 - 23:07
Comparte esta noticia

A partir de las denuncias que un grupo de jóvenes de esta ciudad hizo en la Justicia contra empleados policiales por la brutal golpiza que sufrieron durante un procedimiento y posterior detención en la comisaría Segunda. El gobierno provincial resolvió ayer separar en forma provisoria a cuatro policías sospechados de ser los presuntos autores de las vejaciones.

El gobernador Alberto Weretilneck dijo ayer en esta ciudad que la decisión se tomó tras las denuncias que los jóvenes formularon en la Justicia.

El fiscal Guillermo Lista lleva adelante la investigación preliminar sobre los hechos denunciados.

“Brindaremos todos los elementos al Poder Judicial para que se castigue a quienes se tiene que castigar”, afirmó Weretilneck.

El máximo mandatario provincial sostuvo que “no hay tolerancia con la Policía” cuando se trata de vejaciones o apremios ilegales.

El ministro de Seguridad y Justicia Gastón Pérez Estevan informó ayer que tomó la decisión, en conjunto con la Jefatura de la Policía, de separar a los cuatro policías mientras se desarrolla la investigación y hasta que se determinen las posibles responsabilidades.

El ministro aclaró que desde la Policía no le informaron de las presuntas vejaciones, sino que se enteró a partir de las denuncias que los jóvenes presentaron en la justicia. “Río Negro” publicó el viernes el caso.

Pérez Estevan dijo que separaron de sus cargos a tres empleados de la comisaría Segunda y a otro policía que estaba a cargo del calabozo. Los agentes entregaron sus armas reglamentarias y no podrán hacer tareas de prevención.

Los hechos que se investigan ocurrieron la madrugada del miércoles pasado.

Según informaron fuentes judiciales, un grupo de policías detuvo a seis jóvenes, de entre 18 y 30 años por el presunto delito de atentado y resistencia a la autoridad.

Pero en la audiencia de formulación de cargos, el juez Ricardo Calcagno, el defensor oficial Juan Pablo Laurence y el fiscal observaron que los jóvenes (excepto la chica) estaban muy golpeados.

Allí, el fiscal tomó las denuncias y comenzó la investigación por las presuntas vejaciones. Calcagno les dictó la falta de mérito a los jóvenes y los liberó.

La denuncia

Los jóvenes denunciaron que la noche del 31 de mayo tuvieron un desperfecto mecánico con un Fiat 128, que quedó detenido en avenida de los Pioneros y Campichuelo.

Mientras esperaban por unos amigos que los iban a remolcar, llegaron policías de la comisaría Segunda y comenzaron los problemas.

Según indicaron fuentes cercanas a la investigación, al conductor le hicieron el test de alcoholemia que dio 0,53 milígramos en sangre (el máximo permitido de alcohol en sangre 0,50).

Los policías procedieron a secuestrar al auto. Luego llegaron dos amigos en un Volkswagen Gol y hubo más discusiones por el secuestro del Fiat 128.

Los denunciantes aseguraron que cuando se querían retirar en el Gol, los policías los golpearon y les arrojaron gas pimienta. Tras la detención, continuaron con los golpes en el calabozo de la comisaría Segunda.

Ahora los policías estarán separados de sus cargos.

El ministro de Seguridad y Justicia Gastón Pérez Estevan
informó que trabajan con el jefe de la Policía, Mario Altuna, en un proyecto para instalar cámaras en los patrulleros y en los uniformes de los integrantes del COER para registrar los procedimientos.
El funcionario explicó que para su implementación tienen que resolver aspectos legales.
Ayer opinó que para terminar con los casos de vejaciones o apremios ilegales cometidos por agentes policiales en la provincia “se necesita trabajar con la capacitación del personal” y aclaró que el gobierno provincial “no avala este tipo de hechos”.
Dijo que el gobierno apartará a cualquier empleado policial que esté involucrado en este tipo de situaciones.
“Que sepan que van a perder el trabajo si actúan de esta manera con los ciudadanos”, afirmó.
Recordó que los agentes policiales tienen un protocolo de actuación para los procedimientos. Pérez Estevan dijo que vio las fotos de los jóvenes golpeados que se publicaron, pero sostuvo que “lo prudente es esperar que la justicia lleve adelante la investigación”.
Y recordó que por otro lado está la versión de los policías barilochenses.
Proyecto para poner cámaras en los patrulleros y uniformes policiales
“No se puede golpear ni violar los derechos de las personas... Brindaremos todos los elementos al Poder Judicial”.
Alberto Weretilneck,
gobernador.
“Necesitamos que se investigue cómo fueron las cosas... se necesita trabajar con la capacitación del personal”.
Gastón Pérez Estevan,
ministro de Seguridad
Denunciantes
6
son los jóvenes, de entre 18 y 30 años, que denunciaron las agresiones. En el grupo hay una mujer.
Los damnificados habían sido detenidos por el presunto delito de atentado y resistencia a la autoridad. El juez Calcagno les dictó la falta de mérito y los liberó.
Bariloche

Últimas noticias de ésta sección