Solano: todos procesados por homicidio agravado

También dictaron la preventiva a los siete uniformados.

El juez Soto llamó a indagatoria a siete policías más.

07 ago 2012 - 00:00
Comparte esta noticia

CHOELE CHOEL (AVM).- El juez Víctor Darío Soto decidió procesar y dictar la prisión preventiva a los siete policiales detenidos por la desaparición y presunto homicidio de Daniel Solano. Pero además llamó a indagatoria a siete policías más, quienes deberán declarar durante este mes.

En la cédula de notificación que se entregó a las partes interesadas quedó plasmado el procesamiento y prisión preventiva de los policías Sandro Gabriel Berthe, Pablo Federico Bender y Juan Francisco Barrera por “apremios ilegales, privación ilegítima de la libertad y homicidio agravado”.

También se detalló el procesamiento y prisión preventiva de Pablo Andres Albarrán Cárcamo, Pablo Quindel y Diego Cuello como presuntos “partícipes necesarios en relación a los delitos de privación ilegítima de la libertad y homicidio agravado en concurso ideal”, y en calidad de autores del delito de “incumplimiento de deberes del funcionario público”.

En su resolución, Soto también procesó y ordenó la preventiva para el oficial Héctor Martínez por “apremios ilegales, privación ilegal de la libertad y homicidio agravado” a la vez que en concurso real como “presunto autor del delito de abuso de autoridad”.

Todos los policías ahora procesados son los que habían sido detenidos 15 días atrás por orden del mismo magistrado. Aquellos arrestos se concretaron con apoyo de personal de Gendarmería Nacional. Tras ser llevados a Viedma, los imputados luego fueron alojados en unidades penales federales de Neuquén y Santa Rosa.

Teniendo por acreditada, al menos en forma provisoria, la participación de los siete policías en el hecho ocurrido el 5 de noviembre pasado en Choele Choel, el juez decidió llamar a declaración indagatoria a otros siete uniformados de distintas jerarquías para seguir avanzando en la investigación. Se trata de Cristian Toledo, Walter Etchegaray, Ceferino Muñoz, Raúl Aramendi, Luis Irusta, Claudio Chazarreta y Armando Vega. Cuatro de ellos deberán declarar el 17 de este mes y los restantes el 31.

Y en la misma cédula, el juez ordenó el rastrillaje en distintos sitios de la comarca, en la búsqueda de los restos del joven trabajador salteño, y la intervención de un gabinete experto en huellas dactilares.

Por el tipo de delitos que se atribuyen a los policías procesados se deduce que la hipótesis judicial, plasmada en un auto de procesamiento de unas 150 páginas, apunta a ratificar la versión que viene sosteniendo la familia Solano: que un grupo de policías golpeó al joven a la salida del boliche, lo llevó contra su voluntad a otro sector de la ciudad y en esas circunstancias lo mató, contando con la ayuda, el silencio o la complicidad de otros tantos uniformados.

Ahora los abogados defensores tendrán la posibilidad de apelar la medida. En un adelanto a este medio, el abogado Eves Tejeda, representante de dos de los procesados, sostuvo: “Yo quisiera saber a quién mataron y cómo, porque no hay autopsia. La justicia está hecha mierda, estamos todos locos. No tienen nada y se trata de una grave falta a las garantías jurídicas de las personas. Se trata de un caso muy serio y si no hay garantías se está yendo contra el artículo 5 de la Constitución, lo que implicaría además la posibilidad de la intervención de la provincial. Se está avasallando el principio de inocencia”.

Irán por civiles

Por su parte, el abogado de la familia, Sergio Heredia, indicó que están conformes con lo actuado hasta ahora pero que también esperan avanzar “sobre aquellos civiles que hayan tenido responsabilidad en el caso”.

“El crimen de Solano se venía planeado desde hace días. Creo que le iban a hacer un apriete y se les fue la mano”, dijo Heredia ayer a este medio desde el lobby de un hotel céntrico de Choele Choel.

Según explicó, buscarán que se investigue a los responsables de algunas importantes empresas y a funcionarios judiciales.