Una estadística que crece y refleja los grupos de mujeres más vulnerables

22 feb 2012 - 00:00
Comparte esta noticia

La organización feminista “La Casa del Encuentro” define al femicidio como “un término político”. “Es la denuncia a la naturalización de la sociedad hacia la violencia sexista y una de las formas más extremas de violencia hacia las mujeres: el asesinato cometido por un hombre hacia una mujer a quien considera de su propiedad”. En el 2008 hizo su primer relevamiento de femicidios cometidos en Argentina y contabilizó 165, en base a los hechos publicados en los medios de comunicación de todo el país. En la estadística 2011 los casos ascendieron a 282 mujeres y niñas que fueron asesinadas por causas vinculadas con la violencia de género. De ese total fueron tres en Río Negro y cuatro en Neuquén. El aumento fue del 8 por ciento en relación con los casos del 2010 y del 41 desde que comenzaron a llevar la estadística. Según el registro de la ONG, 32 de las víctimas del año pasado tenían apenas entre 15 y 21 años y todas ellas fueron atacadas por sus novios o ex novios. La tendencia se mantiene con respecto al número total: en casi el 60 por ciento de los casos registrados el autor o principal imputado es el esposo, novio o ex pareja de la víctima. Según las conclusiones del Observatorio, que lleva el nombre de Adriana Marisel Zambrano” y es coordinado por la Asociación Civil “La Casa del Encuentro”, entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2011, se registraron 151 femicidios y “femicidios vinculados” de mujeres y niñas. Esposos, parejas y novios fueron los autores de 58 de esos hechos, mientras que 27 fueron cometidos por ex maridos o parejas. Otros 21 hechos fueron cometidos por padres, padrastros, hermanos u otros familiares y 13 casos se atribuyeron a vecinos o conocidos. En los restantes casos no existe vínculo aparente entre víctima y victimario. La provincia de Buenos Aires encabeza la triste estadística con 52 de los 151 hechos. Le siguen Santa Fe (15), Córdoba (12), Capital y Gran Buenos Aires (10) y Misiones y Salta (8 cada una). La franja de mujeres más vulnerables resulta, según esa estadística, la de los 31 a 50 años: fueron en total 55 víctimas. Le siguen el grupo de mujeres entre 19 y 30 años (42 casos) y las de entre 51 y 65 años (19 víctimas). En cuanto a la edad de los agresores los primeros lugares se mantienen. Del total de homicidas del primer semestre de 2011, 48 tienen entre 31 y 50 años, 34 tienen entre 19 y 30 y son 18 los femicidas de entre 51 y 55 años. (Redacción Central)