#MeToo y “Time’s Up” sonarán fuerte en los premios del cine

Los movimientos e iniciativas contra el acoso sexual tendrán una gran presencia en la temporada de premios que comenzará este domingo con la entrega de los Globos de Oro.

03 ene 2018 - 00:00
Comparte esta noticia

Este domingo, la alfombra roja de los Globos de Oro podría resultar inusualmente sombría: en lugar de los habituales brillos y rojos, el negro será la nota dominante, y no precisamente por cuestiones de moda. El movimiento #MeToo y la recién lanzada iniciativa “Time’s Up” contra el acoso sexual ha hecho que muchas nominadas quieran protestar simbólicamente.

El escándalo que estalló en octubre en torno al productor Harvey Weistein ha puesto patas arriba la temporada de premios. Al vendaval de acusaciones de acoso y abusos contra el antaño poderosísimo magnate siguieron estrellas como Kevin Spacey, Dustin Hoffman, Brett Ratner y Jeffrey Tambor, entre otros. Aunque el propio Weinstein sigue sosteniendo que “no mantuvo relaciones sexuales no consentidas”, ni él ni los demás se dejarán ver ante los focos.

En cualquier otro año, Weinstein estaría en plena campaña de promoción de sus películas, pero el premiado productor es ahora persona non grata en Hollywood. Su vertiginosa caída y el debate mundial que ésta ha generado sobre el sexismo ha hecho tambalear las viejas estructuras de poder de Hollywood. Prueba de ello es lo marcadamente femenina que será el 21 de enero la gala de los premios SAG del Sindicato de Actores de Hollywood.

Este año, los 13 premios que concede la organización serán entregados por mujeres. Y mujer será también la maestra de ceremonias: la actriz Kristen Bell. “Culturalmente siempre se ha hablado de igualdad”, dijo la protagonista de “Verónica Mars: la película” a “The New York Times”. “Ahora todos los focos están en el tema, y me atrevería a decir que también algo de pirotecnia de fondo”.

El efecto-Weinstein se hizo notar ya en las nominaciones de los Globos de Oro, a mediados de diciembre. Seguramente Spacey había puesto sus esperanzas esta temporada en “All the Money in the World”, en la que daba vida al millonario Jean Paul Getty. Pero tras las acusaciones vertidas contra el protagonista de “House of Cards”, Ridley Scott decidió volver a filmar todas sus escenas con Christopher Plummer. Y finalmente, la nominación fue para él.

Hace tiempo que la Academia de Hollywood, que anunciará sus nominados el 23 de enero, da vueltas a la creación de un código ético para sus más de 8.000 miembros. Weinstein fue expulsado del gremio en octubre y jamás volverá a participar en sus votaciones. Allí no hay sitio para quienes utilizan su “estatus, poder o influencia” para violar las normas de la decencia”, señala la declaración de buen comportamiento publicada a comienzos de diciembre.

Además, las mujeres del sector han decidido pasar a la acción: más de 300, entre ellas estrellas como Reese Witherspoon, Alyssa Milano o Maggie Gyllenhaal, lanzaron el lunes la iniciativa “Time’s Up” para poner fin al sexismo en Hollywood y el resto de sectores profesionales del país.

A la iniciativa se han sumado también actrices como Meryl Streep, Emma Stone, Cate Blanchett, Goldie Hawn o Gwyneth Paltrow, además de directoras, productoras y guionistas. Las donaciones de Streep, Steven Spielberg o Kate Capshaw han servido para crear un fondo de más de 13 millones de dólares destinado a la ayuda jurídica.

La forma de actuar de Wainstein estuvo durante años en boca de todos, e incluso fue motivo de mofa. Como en 2013, cuando durante la gala de los Oscar el moderador Seth MacFarlane dijo antes de anunciar a las candidatas a actrices de reparto: “Enhorabuena. Estas cinco damas ya no tienen que fingir que se sienten atraídas por Harvey Weinstein”.

Cuando en 2009 Kate Blanchett recibió su Oscar por “El lector”, producida por el magnate, evitó pronunciar el nombre de éste en los agradecimientos. “Fue totalmente intencionado”, dijo recientemente a “Los Angeles Times”. Aunque Weinstein no la acosó sexualmente, siempre fue un tirano, de modales burdos y desagradables, afirmó. “Que en mi vida jamás vaya a tener que ver con Harvey Weinstein es una de las mejores cosas que me han pasado, y lo mismo piensa todo el mundo”.

En cualquier otro año Weinstein estaría en plena campaña de promoción de sus películas, pero el premiado productor es ahora persona no grata en Hollywood.
Los ángeles
Últimas noticias de esta sección