El 64% de la gente prefiere el ladrillo para construir

Así lo marcó una encuesta . Solo el 36% de los consultados depositó su confianza en los materiales alternativos. ¿Por qué los argentinos se siguen manejando con esta idea?

21 dic 2017 - 00:00
Comparte esta noticia
Datos
de los encuestados depositó su confianza en materiales alternativos para la construcción.
36%
son las empresas fabricantes de ladrillos cerámicos que conforman el grupo UNICER.
6

Para construir una vivienda confortable, segura y que sea sostenible a lo largo del tiempo, existe una diversidad de materiales en el mercado que se adaptan a las necesidades de cada uno.

Sin embargo el 64% de los argentinos piensa en ladrillos a la hora de construir, según una encuesta realizada por el Grupo nacional de empresas fabricantes de ladrillos cerámicos Unicer, del cual forma parte la empresa de cerámica rionegrina “Cunmalleu”.

Hay ocasiones donde las características climáticas y de suelo donde se piensa realizar la obra, descarta automáticamente diseños y materiales.

Más de dos mil personas opinaron en las redes sociales acerca de qué material elegirían a la hora de edificar su vivienda y solo el 36% despistó su confianza en productos alternativos.

El ladrillo cerámico se convirtió en un producto que forma parte de la cultura Argentina, elegido a lo largo y a lo ancho del país para construir viviendas sólidas y durables. Posee características ignífuga y están fabricados con materiales 100% naturales que aseguran espacios saludables y seguro para los habitantes.

Y esto no tiene que ver con una actitud conservadora por parte de los usuarios. Este material presume no solo de construcciones durables con el paso del tiempo sino también aporta grades avances tecnológicos.

Un miembro del directorio del grupo UNICER, Ing. Ángelo Di Benedetto expresó que “evidentemente, en el imaginario colectivo el ladrillo cerámico es muy valorizado como material para la construcción de viviendas”. Y agregó que “esto es así debido a la confianza que genera este producto, ya que es sinónimo de durabilidad, nobleza y eficiencia”.

Hoy no se puede llevar adelante una construcción sino se piensa en materiales que garanticen sustentabilidad y eficiencia energética. Y que reduzcan la pérdida o paso de temperaturas entre los interiores y exteriores.

En este sentido el responsable del Departamento de Sustentabilidad del Grupo Unicer, arquitecto. Sebastián Cegatti, afirmó que “en todo tipo de construcción es fundamental que la envolvente sea eficiente para lograr ahorros al momento de la ejecución y posteriores beneficios en relación a menor consumo de energía y dimensionamiento de equipos para climatización”.

Los materiales

Para poder llevar a cabo este tipo de construcciones el grupo Unicer elaboró una linea de productos denominado “Klimablock”. Las principales características de este material son, la capacidad de soportar cargas y la disposición de sus celdas hexagonales, las cuales generan la rotura del puente térmico, convirtiéndolo en el ladrillo hueco de menor transmitancia térmica del mercado.

Esta línea de productos entra bajo la Ley 13.059 de Aislación Térmica y cumple con las normas que aplica el Reglamento Cirsoc, donde entran las normas IRAM 12.599, IRAM 12.586, IRAM 12.588, IRAM 12.566-2, e IRAM 12.737.

Una de las mayores ventajas de este ladrillo es su tamaño. Sus dimensiones logran menor cantidad de ladrillos por metro cuadrado, y esto abarata los costos de construcción en un gran porcentaje.

Además por esta misma razón reduce la cantidad de desechos, y no es un dato menor si se considera que el 40% de los residuos urbanos provienen de la industria de la construcción.

Su tamaño también garantiza que haya una menor cantidad de juntas en la ejecución del muro, lo que reduce las posibilidades de que existan puentes térmicos en la superficie.

Un dato a tener en cuenta es que este producto se puede aplicar en edificaciones de hasta tres niveles o diez metros de altura. Lo cual lo ubica como una gran propuesta para la construcción de viviendas sociales.

El ladrillo cerámico se convirtió en un producto que forma parte de la cultura Argentina, elegido a lo largo y ancho del país, para construir viviendas.
El Steel Framing también es elegido
De los métodos de construcción alternativos, uno de los que más fuerte se instaló en la zona es el Steel Framing. Resta con recorrer algunos extremos de la ciudad de Neuquén, para ver como las estructuras de acero se levantan del suelo.
“Siempre aconsejo que se invierta en muros eficientes y saludables, ya que no es un rubro que en general se reemplace luego”,
expresó el Arq. Sebastián Cegatti, del departamento de sustentabilidad.
AGENCIAS