La bioconstrucción, una opción para estos tiempos

La decisión entre calefón o termotanque a muchos les toca. Algunos prestan atención a las características de cada equipo y otros directamente piensan en sus bolsillos.

14 nov 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Por Alejandro Dominguez (*).

La bioconstrucción aparece hoy como una alternativa frente al cambio climático, la crisis energética y el acceso a la vivienda. La promoción de hábitats sustentables y el desarrollo de una vida armónica con el ambiente son algunas de las causas que están fomentando el desarrollo de esta disciplina en Argentina. Se trata de hacer viviendas y edificios con diseños bioclimáticos que disminuyen el consumo de energía, con materiales naturales como madera, tierra y fibras naturales que reducen la contaminación ambiental, y la incorporación de tecnologías para el aprovechamiento energético, como la recuperación del agua de lluvia, tratamiento de residuos y aprovechamiento de la energía solar.

El INTI es desde hace 60 años el brazo tecnológico del Estado y a través de esta línea de trabajo da los primeros pasos en esta temática, en un contexto de prejuicios, desconocimiento, falta de información técnica confiable e informalidad del sector productivo. Como consecuencia, entre los problemas concretos hay falta de materiales estandarizados, de personal capacitado, de organismos de control instruidos y de marco normativo legal y técnico.

Cuál es el objetivo

Este es el escenario en el que el programa Tecnologías Sustentables del INTI busca intervenir, indagando en el marco legal nacional y antecedentes normativos técnicos internacionales para colaborar en la gestación de una nueva industria –con su consecuente generación de empleo–, transferencia de tecnología y asistencia a productores locales, impulsando así las economías regionales. El objetivo es aportar sustento técnico y generar políticas públicas de hábitat que incluyan a la bioconstrucción como una opción, y el desarrollo de normas y reglamentaciones técnicas para componentes, elementos y sistemas constructivos.

Con este objetivo se está impulsando el Proyecto SUME, una iniciativa del INTI para la generación de un modelo de gestión en red asociativa de producción del hábitat sustentable, que surge para resolver necesidades concretas y objetivos estratégicos en un proyecto de características innovadoras y de alto impacto territorial que busca impulsar la cadena forestoindustrial y formalizar la bioconstrucción en la zona centro del país.

Concretamente se construirá de forma conjunta un edificio público funcional con materiales naturales regionales, cuyo desempeño será medido para incorporar información técnica al marco normativo nacional y nutrir el Manual de Bioarquitectura en que Tecnologías Sustentables está trabajando junto al Colegio de Arquitectos de la Provincia de Córdoba y profesionales locales. Este módulo, instalado en el centro de la ciudad de Córdoba, contempla un salón de capacitaciones y exposiciones; un comedor para los trabajadores del INTI; y un espacio demostrativo y pedagógico que visibilice tecnologías a alumnos de escuelas técnicas y universidades así como a profesionales y visitantes en general.

Si bien existen diversos marcos normativos, avances tecnológicos y capacitaciones en torno a las construcciones naturales, este es un paso más de los que aún quedan por dar en el camino de l a bioarquitectura.

(*) Integrante del Programa de Tecnologías Sustentables del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI)

“En este modo de construir también se trata de recuperar el agua de lluvia, de reutilizar residuos y aprovechar aún más la energía solar”.
Propuesta del proyecto SUME, una iniciativa
del INTI.
Saber de qué se trata, una prioridad para la cultura popular
El arquitecto Armando Gross, director del Taller de Bioconstrucción de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UNC, afirma que “el gran desafío es hacer más accesible el conocimiento y la aplicación de la bioconstrucción en las ciudades”.
Además sostiene:
• Se trata de hacer viviendas y edificios que por su diseño y materiales reduzcan al máximo la contaminación ambiental.
• Se construye con barro, paja, madera y materiales reutilizados.
• Se implementan diseños bioclimáticos, lo que disminuye el consumo de energía para calefaccionar o refrigerar.
• Se utiliza tecnología para recuperar agua de lluvia, también para reutilizarla, tratar los residuos y aprovechar la energía del sol.
• Es más económico.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.