El mercado de peras y manzanas bajo la lupa varietal

Es fundamental manejar variedades propias evitando la limitación de comercializar sólo commodities.

13 ago 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Hasta los años 90 en nuestra región la composición varietal estuvo limitada a las variedades tradicionales. En esos años comenzaron a incorporarse nuevas variedades como una alternativa de reconversión. Así se introdujeron Abate Fetel y Golden Russet Bosc en peras y Gala y sus clones, Braeburn, Fuji y Cripps Pink en manzanas.

Las variedades pueden clasificarse, a grandes rasgos, en “commodities” que son aquellas de libre plantación y comercialización, como Red Delicious, Granny Smith, Golden Delicious, Williams, Packham’s, Beurre D’Anjou, etc. En tanto las denominadas “club” tienen regulada su plantación, comercialización y estándares de calidad. En estas últimas se dan diversos sistemas de comercialización de plantas y fruta con denominación también diferenciada, por ejemplo plantas Cripps Pink y su fruto Pink Lady TM es una Marca Registrada (MR) o Trade Mark (TM). El objetivo de las “club” es prolongar el ciclo de vida de la variedad a través de la regulación de la oferta manteniendo así un valor de mercado superior a las commodities.

Con las variedades commodities se puede lograr diferencia de precio por calidad, y también agregando valor diferenciado, como producción orgánica (ecológica o biológica), biodinámica o con algún otro parámetro de diferenciación; caso contrario las mismas están condenadas a sufrir los vaivenes de la oferta y la demanda.

En las variedades club son mucho más los fracasos que los éxitos, y en la actualidad son exitosas entre otras la Cripps Pink, Jazz, Kanzi y Evelina, por lo que el productor deberá saber cómo manejarlas y sobre todo asegurarse su canal comercial el que debería ser cuidadosamente analizado por el productor primario ya que, en general, aumenta el grado de dependencia de los canales comerciales que suelen tener exclusividad.

Los cruzamientos pueden tener distintos objetivos. En algunos casos se busca incorporar algún carácter específico, como por ejemplo genes de resistencia a plagas o enfermedades; desde hace décadas se trabaja para obtener variedades resistentes a sarna del manzano (Venturia inaequalis) (ej. de recientes obtenciones: SQ159 y Modì).

Existen variedades de manzanas pensadas para ser consumidas por los niños durante la jornada escolar o los adultos durante la jornada laboral, como es el caso Rockit e Isaaq caracterizadas por su tamaño pequeño. También se han incorporado manzanas de pulpa roja como Luresweey Redlove, Red Moon o Surprise Inside, en estos casos se busca una marcada diferenciación de las variedades conocidas.

Varios hibridadores buscan variedades que al momento óptimo de la cosecha posean una piel amarilla, una de ellas es la manzana Shinano Gold Yello ™ (Golden Delicious por Senshu) o UEB32642 Opal , (Topaz por Golden Delicious).

En peras se intenta incorporar coloración roja; el cruzamiento de Abate Fetel por Cascade dio por resultado la variedad PE4UNIBO marca registrada como Lucy Red, obtenida por el programa de mejoramiento de la Universidad de Bologna. El año 2016 se introdujo en Europa la variedad Red Modoc (Williams por Forelle) conocida previamente como Lowry2, pera completamente roja. Otros cruzamientos buscan obtener peras con russet (Dazzling Gold , Angelys).

Otros mejoradores buscan peras tipo europeas listas para consumir desde el momento de cosecha. Esta característica es típica de las peras asiáticas, por lo que éstas han sido incorporadas como parentales en el programa de mejoramiento. Como resultado de este programa se menciona a Picka Boo, recientemente lanzada al mercado.

Las variedades club de momento no tienen un volumen importante de producción y representan alrededor del 3% del total plantado en Europa. Sin embargo, para algunos países, como Nueva Zelanda, representan más del 33% ya que este país es un importante generador de estas nuevas variedades.

Para un país y una región es fundamental manejar una variedad propia, caso contrario estará limitado a comercializar solo variedades commodities o poseer pocos productores y hectáreas de variedades licenciadas, situación que dejara afuera del mercado a muchos.

Cuando se introduce en una región una nueva variedad, especialmente si ha sido obtenida en un medio agroecológico diferente, es necesario evaluar su comportamiento a nivel local. El INTA Alto Valle lleva a cabo desde hace varios años la evaluación de nuevas variedades disponibles en nuestro país.

Puntos clave
80
son los programas mundiales de hibridación de frutales hoy existentes, en su mayoría privados o público-privados.
33%
es el total plantado de variedades club que tiene Nueva Zelanda.
10-15
es el lapso que se necesita, en años, para poder llegar a un país o empresa y producir nuevas variedades que sean atractivas para el mercado.
“Las variedades club aún no tienen un volumen importante de producción, representan no más del 3% del total plantado en Europa”.
Jorge Toranzo,
director EEA Alto Valle

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección