¿Qué pasa con los árboles de la calle Mitre?

Comparte esta noticia

Cuando comenzó la obra de modernización de la calle Mitre, hace ya más de un año, hubo señales de alarma por el destino de los pocos árboles que sobreviven en sus veredas. Esa preocupación fue una de las motivaciones para reactivar la comisión de arbolado urbano.

Una de sus integrantes, la bióloga Marina Stecconi, refirió que al cabo de las primeras reuniones hubo una propuesta de forestación de la Mitre, que podría incluir especies nativas como el notro, el arrayán, el ñire, el pañil y arbustos como chilco, chapel y escalonia.

Aconsejó también colocar las especies más resistentes al viento y al calor en la vereda sur, mientras que del lado opuesto podrían ir las que demandan más humedad.

Stecconi cuestionó los maceteros construidos en la Mitre en torno a los grandes abedules y a un añejo maitén que se levanta en la primera cuadra. “Están pensados para la gente, pero no para los árboles, porque impiden que les llegue el agua y condicionan el crecimiento”, evaluó. “Además acumulan basura”.