¿El trabajo puede ocasionar estrés?

Esta enfermedad puede afectar la reacción emocional frente al entorno, modificando el estado de ánimo y alterando el comportamiento. Estas reacciones, como el mal humor o la irritabilidad, son fácilmente perceptibles en el ámbito laboral.

13 oct 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

El estrés laboral recibió distintos nombres a lo largo de los años, desde el famoso surmenaje hasta el más reciente síndrome de burn-out. Básicamente este tipo de estrés es un agotamiento del sistema nervioso, con tendencia a cronificarse, que produce un desgaste que da origen a síntomas de tipo depresivos. Algunos de los signos observables en lo inmediato son: cansancio físico, fatiga, falta de energía, dificultad para concentrarse, alteraciones del sueño (insomnio e hipersomnia), tristeza e irritabilidad.

Entonces vale preguntarse: ¿por qué se produce? El equipo técnico del hospital Alemán presentó un trabajo científico en un congreso de Psiquiatría en el 2006, luego de que evaluó el estrés en la población del hospital. Los resultados arrojaron que los estresores más importantes tenían que ver con la sobrecarga de trabajo, la excesiva responsabilidad y fundamentalmente la sobrevaloración de las nociones de éxito o fracaso que cada uno tiene de sus tareas cotidianas. Al ser elementos que traen mucha preocupación, se denominan estresores directos.

Por ello “Río Negro” consultó a Carlos Ñanculeo, un especialista en trabajo social forense. El profesional analizó la situación del estrés en el trabajo con un dossier y una conocida frase popular que asegura como verdad irrefutable que “El trabajo es salud”. Sin embargo, las estadísticas de ausencias laborales indican que en la última década se han incrementado y continúan en escala ascendente las inasistencias por estrés laboral”.

Además alertó que “la Organización Mundial de la Salud considera el estrés laboral no sólo la principal causa de ausentismo en el trabajo sino que también disminuye el rendimiento o productividad. Cuando en un determinado empleo son recurrentes las inasistencias por dicho motivo, podría considerarse un indicador indiscutible de que la entidad es la que enferma a los recursos humanos”.

“Algunos estudios indican que el trabajo afectará o no de acuerdo a la situación personal que esté atravesando el trabajador. Es necesario identificar si las causas de dicha afección son exclusivamente laborales, personales o si es el resultado de una conjugación de ambas”, agregó Ñanculeo.

El origen del estrés laboral

Ñanculeo explicó sobre este tema que “lo más acertado es convenir que el fenómeno es multicausal y que en él se conjugan no sólo factores laborales sino también personales. La sobrecarga de trabajo, el incremento de las exigencias, la conflictividad laboral, las presiones hacia el trabajador, tareas complejas asignadas a una sola persona, falta de contención laboral y exigencia de plazos, sumado a dificultades de índole personal, afecta a los recursos humanos provocando trastornos psicológicos con el consecuente perjuicio hacia la organización”.

Y agregó: “Es preciso que las autoridades diseñen un plan de acción, con el objetivo de disminuir o eliminar los factores que atentan contra la salud del trabajador. Dicho plan debe incluir estrategias que propicien crear un entorno laboral saludable que contribuya en el cuidado de los recursos humanos y darle mayor importancia que a la preservación de los recursos materiales. Así también es imprescindible que el trabajador inicie tratamiento psicológico o intensifique el mismo si ya lo está realizando”.

Para tener en cuenta

Para concluir, Ñanculeo alertó que “cualquiera sea el origen de la afección (laboral, personal o una conjunción de causas), lo primordial es brindar apoyo y acompañamiento a los trabajadores afectados. Entrevistas realizadas al azar a empleados de diferentes secciones en situación de licencia por dicho motivo permitieron conocer que usualmente ocurre lo contrario. La actitud suele ser de crítica malintencionada y abandono hacia el padeciente, más aún si observan que éste continúa desarrollando otros aspectos de su vida. Es necesario aclarar que la licencia otorgada por el profesional de salud que interviene sólo restringe la actividad laboral, por lo que la persona afectada puede efectuar otras tareas y hasta se la estimula para que realice aquellas que contribuyan a su recuperación.

Los síntomas del estrés laboral son dos: uno asociado a las reacciones emocionales y el otro a reacciones físicas.
“Los empleadores consideran que el estrés reside exclusivamente en el sujeto, sin analizar si el entorno laboral es saludable o no”.
Carlos Ñanculeo, especialista en Trabajo Social Forense.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección