El espacio va ligado al rendimiento laboral

21 abr 2017 - 10:45
Comparte esta noticia

Últimamente, las empresas han dado un paso importante en la relación de productividad y descanso. El tema no es menor, ya que está comprobado que en espacios reducidos el grupo de trabajo no rinde más o en un nivel aceptable.

Especialistas creen que una de las condiciones importantes de la productividad humana, radica precisamente en el descanso, en tener espacio suficiente como para desarrollar su trabajo y por ende ser más creativo.

El arte de descansar, que no es fácil, nos ayuda a recuperar no solo energías, sino motivación para continuar la labor o emprender nuevas actividades.

Así, saber descansar es una tarea que todo aquel que desee ser productivo, necesita implementar. Además cuando se producen cambios notorios en esos espacios el personal se adapta más fácilmente a las nuevas tareas.

En el último estudio de Adecco Argentina, filial de la empresa líder en el mundo en consultoría integral en Recursos Humanos, sobre el descanso y la productividad de los trabajadores durante de la jornada laboral arrojó que más del 80% de los argentinos afirma que contar con un espacio de esparcimiento en el trabajo mejoraría su rendimiento.

También se llegó a la conclusión de que el 70 % no tiene espacios de esparcimiento en su lugar de trabajo y que el 33% elige hacer deporte tras su jornada laboral para distraerse de su día en la empresa.

El descanso permite la renovación del cuerpo, del espíritu y de la mente. No hay nada tan saludable como hacer un alto en el camino y darle tiempo a la pereza creativa, para dejar que ella se manifieste y de esta forma regalarnos estos momentos de cero preocupaciones y sin que la culpa se apodere de nosotros, le permitamos al ocio hacer su trabajo de restaurarnos sin reconocer que en el descanso no hay tiempo perdido, sino más bien tiempo invertido en nuestra productividad.

El saber dormir

Otro de los argumentos para defender el derecho y la obligación al descanso, es el papel protagónico que tienen para nuestra salud, el poder y el saber dormir. Ocho horas de sueño bien dormidas han demostrado cómo aumentan la productividad de los empleados en las grandes compañías.

Estudios recientes demuestran que quienes se acuestan a dormir antes de las 10 de la noche, alcanzan ciclos de sueño reparadores, evidentes en la productividad del día siguiente.

Otro punto importante que el trabajador debe tener muy en cuenta es que jamás deberá continuar con sus tareas laborales en su casa, es otra de las consignas más importante que se deberá implementar si se quiere tener tiempo para el descanso.

Cada actividad tiene su momento y su lugar y lo que es de la oficina pertenece a la oficina y en su momento se resolverá pero si pretendemos trabajar 24 horas, aún en sueños, el cuerpo y la vida pasarán su factura y el precio a pagar será el estrés y el cansancio crónico y por lo tanto menor productividad en el corto tiempo.

Qué ironía, trabajo mucho para ser productivo, pero el mismo estilo de trabajo está disminuyendo mi productividad.

¿Qué se elige despejarse?

El deporte es la actividad elegida por el 33% de los encuestados para despejar la mente del trabajo. Es clave para que cada uno logre salir de ese círculo laboral; no importa la disciplina que aplique sino que hay que elegir una. En cambio, un 20% prefiere charlar con colegas o amigos y otro 20% escuchar música.

Otro 12% se despeja con un libro, un 9% prefiere una infusión para relajarse y un 6% afirma que dormir siesta es la mejor opción.

Frente a esto, un 20% de los encuestados no buscaría trabajo en empresas que no ofrezcan algún espacio para distenderse, mientras que un 80% no toma en cuenta esto al momento de buscar trabajar.

Según el estudio realizado por Adecco Argentina, llegó a la conclusión que los trabajadores en el país verían con buenos ojos que las empresas incluyeran lugares especiales de esparcimiento o de descanso. De esa manera creen que mermaría la tendencia a caer en el cansancio o en algunos casos perder concentración para lograr con los objetivos que le marcaron sus superiores.

Según Adeco Argentina, más del 80% de los trabajadores argentinos afirma que contar con un espacio de esparcimiento dentro del lugar de trabajo contribuiría a mejorar su rendimiento laboral, tanto lo personal como en lo colectivo.

Pese a ello, el 70% de las empresas no lo tiene en cuenta, mientras que el 72% de los consultados afirma que le encantaría contar con un lugar de esparcimiento.

Para un 17% de los consultados le resulta indistinto, otro 11% no lo encuentra necesario, ya que podría conspirar con lo que tiene planeado para ese día.

A los trabajadores que sí cuentan con estos espacios, se les consultó con cuál. De esta manera, un 26% de los encuestados respondió que tiene una cocina o cafetería amplia para hacer un break, un 10% cuenta con un sector de sillones para relajarse un rato, un 8% disfruta de espacios al aire libre y sólo un 1% tiene un espacio de lectura.

Además, al 70% de los encuestados les gustaría que su empresa desarrolle actividades en equipo dentro del horario laboral, como torneos deportivos o actividades artísticas, entre otras.

Con respecto a la actividad física, un 85% cuenta que le gustaría poder tener un gimnasio dentro del trabajo o bien, un beneficio para poder asistir a uno cercano tanto en la jornada laboral o tras cumplir con su horario.

Por otro lado, se les consultó si creen necesario que existan salas de lactancia y guardería dentro de las empresas y el 80% definitivamente lo cree así.

¿Utilizan las redes sociales durante el trabajo?

El 30% afirma que no las utiliza durante el horario laboral ya que les provoca pérdida de atención, asimismo el 24% las utiliza porque las necesita para trabajar, el 21% las utiliza para distraerse y el 23% afirma que en su trabajo está prohibido utilizarlas.

Sueño y descanso postlaboral

El buen dormir es otro de los factores que suelen complicar durante la jornada laboral. Muy de vez en cuando puedes pasarte toda la noche trabajando a condición de que seas consciente de las consecuencias que conlleva. No es bueno que lo conviertas en una costumbre. Si se acaba convirtiendo en un hábito, los costes serán altos:

• Obstinación. Cuando estás cansado, te parecerá más fácil seguir la dirección equivocada en lugar de replantearte el camino escogido. La meta se convierte en un espejismo y acabas realizando una travesía en el desierto demasiado larga.

• Falta de creatividad. La creatividad es una de las primeras cosas que se pierden cuando falta sueño. Lo que distingue a las personas que son diez veces más eficaces que la norma no es precisamente que trabajen diez veces más; sencillamente se trata de que emplean su creatividad para plantear soluciones que exigen diez veces menos de esfuerzo.

• Ánimo bajo. Cuando tu cerebro no trabaja a pleno rendimiento, se suele distraer con tareas que exigen menos esfuerzo. Cuando estás cansado tienes menos ánimos para enfrentarte a los problemas serios.

• Mal genio. Cuando estás cansado tu tolerancia y tu paciencia sufren.

Estos son algunos de los peajes que el empleado paga cuando no duerme lo suficiente. Sin embargo, hay gente que manifiesta un sentido del honor masoquista cuando se trata de perder horas de sueño.

Llegan a vanagloriarse de lo cansados que están. No te dejes impresionar. Ya pagarán el precio...