Juegos de azar: se apuestan $2.000 millones por año en Neuquén

Es el equivalente al presupuesto de la Universidad Nacional del Comahue. Hay dos salas habilitadas por la Provincia y 19 locales en el interior con tragamonedas.

17 dic 2016 - 22:33
Comparte esta noticia

Termina la nota. El periodista se siente confiando. Trata de recordar las tres cifras que minutos antes un aparato electrónico, que entrega números aleatorios a los apostadores indecisos, le dio en el primer tiro. Duda: 48 u 84. Ya está: ¡648! Aparece claro, como un aura fosforescente que recorre toda la agencia de quiniela. Saca la billetera, apuesta y mete la boleta en el bolsillo de atrás del jean. Al otro día Humberto Beltrán, presidente de la Asociación de Agencieros de Neuquén, lo recibe sonriente y le paga el premio. Suerte de principiante.

Las cábalas y las “corazonadas” son tantas como las apuestas que se hacen en toda la provincia. A Beltrán, que atiende en su agencia de Carlos H. Rodríguez y Fotheringham desde hace 20 años, le sobran las historias. “Todos buscan tentar a la suerte de alguna manera”, dice entre jugada y jugada. En 2017 –según el presupuesto oficial– el gobierno espera recaudar 1.064 millones de pesos por apuestas y canon de casinos: 691 millones llegarán sólo por la venta de quiniela de Lotería La Neuquina.

Tratar de calcular el monto que mueve anualmente el azar en la provincia no es tarea sencilla. Es un flujo que en un gran porcentaje circula entre apuestas, ganancias y apuestas nuevamente. Sin embargo el presidente del Instituto Provincial de Juegos de Azar del Neuquén (IJAN), Alfredo Mónaco, estima que el movimiento aproximado debe pensarse por encima de los 2.000 millones de pesos anuales: alrededor de 40 millones de pesos semanales.

La cifra, más allá del vértigo del azar, grafica el peso económico de esta actividad. Para entender la referencia puede pensarse que el presupuesto solicitado por la Universidad Nacional del Comahue (UNC), que tiene más de 30.000 estudiantes, fue de 2.600 millones de pesos y que les fueron asignados sólo 1.600 millones de pesos.

Apuestas y destino

Además del peso económico, los juegos de azar tiene una presencia cotidiana avasallante en la vida de los neuquinos: se hacen 7,5 millones de apuestas por mes. Son 25.000 jugadas por hora. Esto sin contar los movimientos en los dos casinos con concesiones provinciales y las 19 salas con máquinas tragamonedas que hay habilitadas en la provincia.

Mónaco explica que existe un crecimiento en el volumen de las apuestas y señala que en parte se debe al perfeccionamiento de las campañas publicitarias y de marketing. Pero apunta centralmente al ordenamiento que tuvieron los juegos de azar en la provincia desde la sanción de la Ley 2.751 que creó el IJAN y lo puso a la cabeza de la fiscalización y regulación de todo el juego dentro de los límites provinciales. Desde la aplicación de la norma, en 2010, el instituto distribuyó en transferencias sociales 530 millones de pesos.

El IJAN administra toda la cadena del juego en la provincia. Fiscaliza los sorteos, controla los pagos y promociona el juego responsable. Con las ganancias que genera (después de pagar premios y sueldos) deja a disposición del Ejecutivo un fondo para programas sociales, de asistencia e infraestructura. Para el año próximo serán unos 150 millones de pesos.

La elección de los proyectos a los que se destinan los fondos generados por las apuestas fueron objeto de críticas en varias oportunidades. En la Legislatura se han elevado varios pedidos de informes solicitando conocer los criterios de asignación. El titular del IJAN explicó que las prioridades las fija el Ejecutivo a través del presupuesto.

Se juega cuando hay

El juego se mueve con el ánimo de la sociedad. Mónaco explica que la ecuación para las apuestas es sencilla: cuando hay dinero en las calles se juega y cuando hay problemas económicos, se juega menos. El funcionario insiste en que también la imagen, que ha conseguido el juego en los últimos años, aporta al incentivo.

El crecimiento del canon por loterías y quinielas creció en términos corrientes 320% entre 2010 y 2016. El principal salto se dio en 2010 con un crecimiento del 66%, seguido por las subas de 2011 (59%) y 2015 (45%).

Lo que los números reflejan es que en la mayoría de los años analizados, desde la creación del IJAN, el crecimiento de la recaudación superó a los valores inflacionarios, excepto en el actual periodo que la suba proyecta un 31% (ver cuadro).

Mini perfil de la timba

Beltrán tiene dos décadas como agenciero y conoce el mundo de las apuestas como pocos. Dice que no hay días en los que se juegue más que otros, pero si hay un mes que domina la agenda del juego: diciembre. “Creo que hay como una idea de salvarse, también hay algo más de plata porque se pagan los aguinaldos. Pero creo que tiene que ver más con el Fin de Año”, explica.

En su mayoría son apostadoras. “Son más decididas y juegan montos más grande”, dice. Generalmente, para la quiniela, los montos apostados se mueven entre 10 y 100 pesos.

El juego por excelencia es, justamente la quiniela y existe una preferencia por los sorteos matutinos y nocturnos: “Al mediodía y después a la noche, son los horarios en los que más se mueve”.

Una de las alternativas que más crece es la quinielas instantánea. Es una apuesta con resolución inmediata, pero tiene un tope para el pago de las cuatro cifras. “Las ganas de saber ya si ganaron o no, es algo que se ve cada vez más”, dice Beltrán.

En números
$ 691,2
millones es lo que proyecta recaudar la Provincia por la venta de quiniela durante todo el 2017.
31%
aumentó la recaudación por juegos de azar en el 2016, según la comparación anual.
3.000
veces paga una apuesta ganadora de cuatro cifras en la quiniela. Unas 500 veces si son tres las cifras acertadas y 70 si se acierta decena y unidad.
Los casinos pagan un canon que va del 15 al 21% de lo que se denomina “net win”, que es el resultado de las apuestas menos los premios pagados.

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.