Con colectoras, dieron luz verde al uso de la boleta electrónica

El proyecto se cambió para conseguir apoyo. Se pondrá en marcha en las elecciones para gobernador del 2019 y la ley se votará el 13 de diciembre. Para conseguir los votos, el MPN tuvo que retroceder y aceptar la inclusión de los partidos aliados.

30 nov 2016 - 00:00
Comparte esta noticia

Neuquén votará a partir de 2019 con boleta electrónica. El oficialismo provincial logró ayer que se emitiera despacho a la reforma del código electoral provincial, con el aval de sus aliados a los que les otorgó como “prenda de negociación” la permanencia de las listas colectoras. Acompañaron también la UCR y el Pro, cuyo intento de implementar el voto electrónico a nivel nacional naufragó en el Senado.

El gobernador Omar Gutiérrez anunció apenas asumió su cargo que invitaría a los partidos políticos a discutir los ejes de lo que denominó una “reforma política”, que quedó reducida al cambio en el mecanismo de elección y a la paridad de género en las listas (ver aparte).

Del proyecto enviado por el Ejecutivo en julio se quitó el tope a los gastos de campaña y no se prohibió las colectoras, un sistema que permite a una lista llevar candidaturas propias a diputados sumándose a una fórmula para la gobernación.

“Tenemos una asistencia de mas o menos el 120%”, dijo el jefe del bloque del MPN, Mario Pilatti, al ver a diputados que no pertenecían a la comisión de Asuntos Constitucionales, que él preside, amontonarse para entrar. De inmediato se puso a consideración el despacho que se repartió entre la mayoría de los opositores que no habían participado en su elaboración.

Pilatti aseguró: “Se han hecho los esfuerzos, en el caso del oficialismo, hacia los sectores que estaban a favor de la boleta única electrónica, que no veían las PASO (internas partidarias) como un elemento fundante, para buscar consensos.” Sobre las colectoras señaló que “esto claramente fue una prenda de negociación, surgió en este proceso de negociación en función de construir las mayorías.”

Agregó: “Hay quince días donde sería posible el análisis exhaustivo del proyecto para proponer alguna modificación en particular o que nos adviertan de un error.”

Jesús Escobar (Libres del Sur) calificó a la decisión como “el primer gran error” de Gutiérrez e indicó que el método que imperó fue “el autoritarismo.” Raúl Podestá (Frente Grande) manifestó: “El gobierno (de Gutiérrez) quiere sacar la boleta electrónica porque tiene un compromiso con el gobierno de Macri.” Raúl Godoy (PTS-FIT) fue más duro: “Estamos legalizando un fraude electoral” . Remarcó que la paridad “es una demanda del movimiento de mujeres” y no una “concesión”.

“Yo me presté al circo”, sostuvo Guillermo Carnaghi (FpV), al referirse a la convocatoria que hizo el mandatorio para discutir la reforma durante sus primeros días de gobierno. Pamela Mucci (FPN-UNE) planteó que no lo iba a acompañar por ser “producto de una improvisación.”

Damián Canuto (Pro) defendió la propuesta y destacó la actitud del MPN en la negociación del fin de semana: “Si alguien me llama un domingo a la tarde, si alguien me llama un lunes feriado, si alguien me llama a las 12 de la noche tiene vocación de dialogar, de llegar un consenso”.

Neuquén
Últimas noticias de ésta sección