es el costo por el cual puede conseguirse en Neuquén un chivito listo para asar. Por la mortandad de crías estiman que se encarecerán.

Crianceros piden anticipar los arreos por la sequía

Analizan comenzar un mes antes la trashumancia. La falta de agua y forrajes ya causa mortandad de animales. Solicitan el auxilio del Estado.

06 oct 2017 - 23:00
Comparte esta noticia

Crianceros del centro oeste de la provincia analizan la posibilidad de adelantar el operativo trashumancia. La prolongada sequía con la consecuente falta de agua y la escasez de alimentos empujan a los pequeños productores rurales del interior neuquino a una decisión que tampoco resolverá la cuestión de fondo pero que al menos será un paliativo.

De acuerdo a un relevamiento desarrollado por la Agrupación de Crianceros Autoconvocados, la mortandad de crías asciende en promedio a un 30 por ciento entre los chivos. El dato, alarmante por sí sólo, adelanta un escenario de faltante de animales para los próximos meses. Esto equivale a precios altos para los consumidores y una pérdida de ganancias para los ruralistas.

“La realidad es muy complicada para los crianceros de nuestra zona. Venimos sufriendo mucho por la sequía. Además tenemos problemas para alimentar a los animales pero no conseguimos que el gobierno nos escuche y se siente a dialogar seriamente sobre nuestras necesidades”, expresó Juan José Gutiérrez, vocero de los autoconvocados.

“Adelantar la trashumancia no es una solución completa porque los campos de veranada no están preparados aún. Lo único que conseguiremos es que en enero ya no haya pasturas. Estamos contra la espada y la pared porque si nos quedamos nuestros animales seguirán muriendo”, expresó Gutiérrez.

La trashumancia es un operativo por el cual los animales son arriados hasta las pasturas de verano y habitualmente se desarrolla de noviembre a diciembre.

Las ayudas que parten desde las esferas gubernamentales muchas veces no llegan a sus destinatarios. Es el caso de un aporte que hace dos años realizó el gobierno nacional para la construcción de cobertizos para los animales.

“No teníamos personería jurídica y los recursos fueron transferidos a una empresa de Zapala que debía entregarnos la madera y otros insumos. Fueron 600.000 pesos pero la empresa desapareció”, reveló el dirigente local.

El impacto
30%
de las crías de chivos se estima que murieron a raíz de la falta de agua y forrajes necesarios para su supervivencia.
Zapala

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.