El campo muleto

18 jul 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Real Work siempre fue una empresa impenetrable. Sus teléfonos, página web y mails no resultan accesibles para cualquiera. Los dueños Jorge Cárdenas Negro y Jorge Rubio son, en la práctica, inhallables.

La cara más visible que tuvo por varios años la empresa fue la de Javier Rodríguez, un empleado jerarquizado durante más de una década y conocido ciclista de la comarca.

En los momentos de mayor presión institucional y de la prensa local por las quemas de Real Work, Rodríguez acercó un salvavidas a Cárdenas Negro: le cedió -alquiló en realidad- un campo de su propiedad a 18 kilómetros de Huincul, suficientemente alejado de la planta cuestionada que la empresa tenía muy cerca de las urbanizaciones.

Sin embargo, en ese campo alternativo las quemas continuaron hasta hace pocos meses, según revelaron fotos del lugar y confirmó el propio Rodríguez. Es en ese lote donde pueden verse miles de mantas empetroladas arrumbadas y donde aparecieron los animales muertos.

Este empleado hoy mantiene un litigio con la empresa. Reclama dinero adeudado. Fue denunciado por Real Work y su domicilio allanado. “Me empezaron a perseguir. Me inventaron una denuncia por extorsión por el sólo hecho de que les quería cobrar lo que me debían hace dos años”.

Rodríguez asegura poseer boleto de compraventa y otra documentación que avala la compra del campo de 2.000 hectáreas a una antigua familia del lugar hace tres años. En su interior hay un yacimiento que explota YPF: Ralquin Co. El campo fue habilitado en mayo pasado por organismos de la provincia para uso de la empresa, motivo por el cual ésta logró semanas atrás que abrieran la tranquera que Rodríguez había cerrado.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.