votos obtuvo en la capital neuquina el Movimiento Popular Neuquino el 13 de agosto.
Lo superó Cambiemos con 46.420.

El partido provincial cambió el trabajo de los militantes

Deben hacer visitas casa por casa con encuestas en la mano. Se busca aumentar la performance electoral para octubre.

17 sep 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Es una suerte de timbreo, pero sin pose, aseguran. Tiene por objetivo involucrar a más funcionarios y militantes en la campaña hacia el 22 de octubre a través de visitas casa por casa y con encuestas en mano. El Movimiento Popular Neuquino desplegó en los últimos días una estrategia casi militarizada para llegar a cada votante con las propuestas, cruzar datos para detectar afinidades y mejorar el desempeño del 13 de agosto.

El partido cambió las tradicionales planillas del “voto seguro” por un modelo que rescata prácticas de épocas felipistas con algunos tintes novedosos. Consiste en designar un responsable por cada escuela de la provincia quien, a su vez, debe nombrar jefes de mesa, cuya misión es llegar a los 349 electores que le toquen en suerte. Y ganar.

“Soy parte del MPN y estamos visitando a los vecinos del barrio para conocer sus opiniones e inquietudes e incorporarlas en las propuestas de los candidatos a diputados nacionales y concejales”, es la presentación para los votantes de la capital, en donde se juegan ambas categorías.

Las encuestas consultan cuáles son los temas de la provincia y de la ciudad que generan mayor preocupación, qué obras deberían construirse y qué cosas pedirle a la Nación “si escuchara los reclamos que tiene Neuquén”. En este punto, se aventuran opciones como “que no nos quiten nuestros recursos para entregárselos a Buenos Aires”, fondos para la construcción de viviendas, que se haga Chihuido, que lleguen inversiones para desarrollar la producción y el turismo o “un mejor precio para nuestro petróleo y gas”.

“Se va a hacer un cruzamiento entre la información de las casitas, los coordinadores de circuito y los jefes de mesa. Va a ser un condimento más a como trabajamos en cada zona”, explicó un dirigente con presencia en el oeste de la capital. Recordó que la práctica de trabajar por mesas fue usada años atrás, pero se abandonó por la dificultad territorial de llegar a cada elector.

“Hay que utilizar el ingenio para ubicarlos, insistir en diferentes horarios. Si bien las encuestas dan una visión de ciertas temáticas, son más para tener un primer contacto y saber si la persona te saca corriendo o no”, graficó la fuente.

Al terminar el cuestionario, se pide al vecino que deje un contacto para enviarle los resultados.

El cuestionario hace hincapié en la relación con el gobierno nacional en cuanto al precio de los hidrocarburos y las megaobras pendientes como Chihuido.
Neuquén

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección