Juzgan a pareja mapuche por usurpación

“No retrocederemos”, dijo María Nahuel, imputada junto a su esposo, Marciano Silva. Un francés reclama las tierras.

18 oct 2016 - 00:00
Comparte esta noticia

Las comunidades mapuches del centro neuquino se alzaron en pie de guerra en defensa de dos integrantes de la agrupación Felipin, que comenzaron ayer a ser juzgados acusados por usurpación.

La causa judicial unió a decenas de familias de mapuches que se manifestaron “indignados” frente a lo que consideran “un nuevo capítulo de la conquista”.

“No vamos a retrodecer ni un paso, hacemos responsable al gobierno de lo que pueda suceder porque esas tierras nos pertenecen ancestralmente. Ahí están enterrado nuestros antepasados”, desafió María Nahuel, una de las imputadas en la causa, junto a su esposo Marciano Silva.

El conflicto tiene su origen en la posesión de un lote de invernada que los Felipin reclaman como propio.

Hace un tiempo apareció un ciudadano francés, Louis Georges Sylvain Boes, que reclama la titularidad de las tierras.

A partir de allí surgió una disputa que motoriza la fiscalía de Zapala. “La justicia pretende sacar a los legítimos dueños que somos nosotros para darle lugar a un extranjero que ni siquiera conoce nuestras tierras”, Carlos Mena, otro referente mapuche.

La firme decisión de la comunidad trajo de inmediato el recuerdo de lo que sucedió hace unos años en Portezuelo, donde la comunidad Winkul Nehuén resistió el avance de una petrolera y una oficial de justicia resultó gravemente lesionada.

“Vemos que hay una matriz unificada de la justicia que persigue a los pueblos originarios de una manera salvaje”, expuso a su turno, Relmú Ñanco, referente mapuche.

El lonko de la comunidad Felipin, Pablo Benítez, dijo: “no vamos a permitir que nos sigan avasallando, nos quieren correr de la noche a la mañana pero vamos a resistir porque somos los legítimos propietarios de la tierra”.

En sintonía, el Consejo Consultivo y Participativo de los Pueblos Indígenas presidido por Félix Díaz y con la secretaría de Relmú Ñanco presentó un recurso de amicus curiae en esta causa.

“Entendemos que por la trascendencia de la temática y la cantidad de casos análogos que tramitan ante la justicia provincial, resulta fundamental robustecer la calidad del debate público y que se escuchen la mayor cantidad de voces y posiciones”, expusieron.

“Vamos a resistir. No permitiremos que nos avasallen. Nos quieren correr, pero nosotros somos los legítimos dueños
de la tierra”.
Pablo Benítez, lonko de la comunidad Felipín, en medio del conflicto.
Cuatro a cinco causas contra las comunidades
“Cada comunidad tiene cuatro o cinco causas similares a las que enfrentan estos hermanos”, dijo Relmú Ñanco respecto a la realidad que enfrentan en la provincia, que lejos de resolverse parece ir en el camino inverso.
La causa emblema involucró a la propia Ñanco junto a dos integrantes de Winkul Nehuén, acusados de homicidio en grado de tentativa en perjuicio de la oficial de justicia Verónica Pelayes, quien fue gravemente lesionada en el rostro a pedradas. Un tribunal popular consideró inocentes a los acusados.
Zapala
Últimas noticias de ésta sección