Los beneficios que Nación analiza para la fruticultura regional

Se comprometieron a evaluar el adelanto de los descuentos otorgados a las contribuciones patronales en la reciente ley sancionada por el Congreso.

Agroindustria trabajará con Economía para ver las posibilidades de elevar los reintegros para las exportaciones de peras y manzanas.

14 ene 2018 - 00:00
Comparte esta noticia

El ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, conformó el viernes la “mesa de la cadena de peras y manzanas, para trabajar de manera integral en mejoras productivas e industriales, desburocratización y apertura de mercados”, tal como reza el comunicado oficial.

Una nueva reunión en la que quedó un sabor semiamargo, ya que el sector frutícola vuelve, una vez más, a contar en un multitudinario cónclave los males que está atravesando y no llevándose nada concreto sobre posibles lineamientos para salir de la crisis estructural que lleva años desangrando al Valle de Río Negro y Neuquén.

Pese a ello, los empresarios del sector se mostraron confiados con la “predisposición” de las nuevas autoridades de Agroindustria. “Estuvo dentro de lo que nos imaginábamos. Nosotros fuimos a pedir una compensación y ellos escucharon”, confió Marcelo Loyarte, gerente de CAFI.

Según detallaron fuentes presentes en la reunión, el gobierno nacional se mostró abierto a trabajar para:

• Adelantar los beneficios de la baja de las contribuciones patronales, conforme está establecido en la ley recientemente aprobada por el Congreso.

• Analizar junto con Economía para subir los reintegros a las exportaciones en algunos puntos porcentuales para de esta manera dar un cierto estímulo a las exportaciones regionales hoy afectadas por la falta de competitividad.

• Incrementar los créditos para capital de trabajo, lo que permitirá dar una respuesta a la crisis financiera que da comienzo a principio de cada temporada.

“Creo que este equipo de nación es muy ejecutivo y muestra mucha predisposición para cambiar el actual escenario de la fruticultura del Valle”, remarcó Jorge Cervi, presidente de la CAFI.

Por su parte el ministro de Producción e Industria de Neuquén, Facundo López Raggi, solicitó “un dólar diferencial” para el sector frutícola, ya que existe una importante pérdida de competitividad con la paridad cambiaria actual. Aseguró que no es necesario tener una moneda nominalmente más alta, sino buscar mecanismos como reintegros o reembolsos que mejoran la posición de las exportaciones.

Pedido a provincias

Productores y empresarios aseguraron también que las provincias deben adecuarse a esta nueva realidad que se viene. “Nos piden mejorar la competitividad, pero suben Ingresos Brutos y la energía, variables sobre las que la provincia de Río Negro tiene potestad”, señaló Cervi en otra parte de la conversación. “Hay un planteo formal que hemos hecho al gobernador”, adelantó Cervi.

La demanda de los productores de solicitar un subsidio de 1,5 pesos por kilo de fruta a cosechar poco impacto tuvo en la reunión y sólo recibieron un “veremos que podemos hacer” de parte de Nación.

En definitiva, analizando objetivamente el tema pareciera que la reunión que pasó no sumó mucho a la solución de la crisis y pasó como una más de las tantas a las que concurrieron los representantes del sector para plantear sus problemas. Pero las expectativas de la dirigencia de los distintos sectores son positivas. Eso sí, esperan algunas señales antes de finalizar la cosecha.

opinión
El Libro Blanco
y la ausencia de consensos
El ministro Alberto Diomedi vuelve a la carga con el Libro Blanco. Hace más de un año intentó imponerlo en la actividad, pero se chocó con una realidad que no esperaba. Falló en el diagnóstico, en la forma de relacionarse con el sector y en comunicar un proyecto que se mostraba como muy favorable para la actividad. Nunca pudo llegar a mínimos acuerdos con productores y empresarios. Activó un millonario crédito de la Provincia para una cooperativa de Villa Regina apostando que su éxito comercial iba a generar algún tipo de repercusión avalando así su gestión. Nada de eso ocurrió. Es más, poco se sabe sobre la devolución de esos fondos y los resultados que recibieron los productores que entregaron su fruta en esa cooperativa.
Hoy el gobierno nacional intenta retomar el tema de la falta de competitividad en la fruticultura del Valle buscando algo distinto de lo actuado, hasta ahora, por el ministro Diomedi.
Formalmente aseguran desde la cartera de Luis Miguel Etchevehere que “ninguna propuesta quedará afuera”, pero son conscientes de que el desgaste que sufrió el Libro Blanco en este último tiempo difícilmente pueda revertirse en el corto plazo.
Para Nación, el secretario de fruticultura, Carlos Banacloy, tendrá un rol clave en esta nueva etapa que busca consensos entre los distintos actores de la actividad.
Dato
100
son los millones de dólares que habría ofrecido oportunamente Nación para poner en marcha el Libro Blanco.
$ 1,5
es lo que solicitan los productores por kilo de fruta cosechada, como subsidio para compensar los altos costos.
Roca