Enrique Mases, historiador e investigador (Unc)

“Los cuatro grandes proyectos son un reflejo de la decadencia en el desarrollo del país”

21 abr 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

P- ¿Cuáles han sido las principales iniciativas históricas de desarrollo en la Patagonia?

R- Pueden ser más, pero podemos aislar cuatro: la incorporación de la Patagonia al territorio nacional, la del desarrollismo a fines de 1950 y principios del 60, la tercera sería con Alfonsín y el proyecto de traslado de la capital en 1986 y el cuarto el lanzamiento recién hecho por Macri. Y revisando estos proyectos podríamos hablar casi de un reflejo de la decadencia argentina.

P- ¿Por qué?

R- En el primer intento, más allá de la mirada crítica que tengo hacia el tratamiento que sufrieron los pueblos originarios y el sesgo ideológico que tiene el considerar estas tierras un “desierto”, allí hay un proyecto claro que es integrar la economía argentina al comercio internacional y construir un Estado y una nación capitalista. Un tema prioritario era ocupar tierras ampliando la frontera agrícola, eliminar las fronteras interiores y el desarrollo poblacional mediante inmigración masiva. Más allá de las consecuencias humanas, el país se incorpora plenamente al mercado mundial con la Patagonia como productora de ovinos, complementaria al ganado vacuno de exportación de la zona pampeana. Se resuelve una disputa geopolítica con Chile y la confederación indígena sobre la soberanía de los territorios y se inicia el proceso de “argentinización” de esos territorios. Hay un modelo de desarrollo que sobre la Patagonia se cumple a rajatabla.

P- ¿Qué ocurre con el segundo momento, el desarrollista?

R- Se da con eje s en los gobiernos nacionales y provinciales de la UCRI, de Arturo Frondizi. Plantea avanzar hacia un desarrollo empresario-industrial y que ese proceso de industrialización iba a derramar bienestar sobre el conjunto de la población. En ese marco, la Patagonia cumple un rol importante por su potencial energético y recursos mineros claves para el proceso. Eran necesarias obras de infraestructura, con presencia fuerte del Estado. Junto con esto, una colonización racional para expandir el sector agrícola. Se divide al país en regiones y el norte patagónico será el Comahue. Hay obras como el gasoducto a Bahía Blanca, el asfalto en la Ruta 22 , las represas El Chocón-Cerros Colorados y en Neuquén nacen el Copade y la universidad provincial. La idea original de las represas era producir energía eléctrica para integrarla al sistema nacional e irrigar un millón de hectáreas ampliando la frontera agrícola, pero quedó trunco y El Chocón será un gran productor energético, pero no para el Comahue sino para satisfacer las necesidades del Litoral y la Capital. En la política energética cambia la mirada: Frondizi antes de asumir plantea un plan “nacional y popular” con eje en YPF y después cambia por el plan desarrollista que implica la llegada de capital extranjero, con privatización de yacimientos. De ese periodo es el gran despegue de Comodoro y Plaza Huincul. Con aciertos y debilidades, el modelo patagónico está presente.

P- ¿El tercer momento?

R- Sería en 1986, con la presidencia de Raúl Alfonsín, al lanzar lo que llamó “La segunda república”. El objetivo era descentralizar y desburocratizar el poder político y económico de la zona metropolitana. También mejorar el aspecto demográfico: se visualizaba a la Patagonia con una densidad sensiblemente menor a la media nacional. La capital se iba a trasladar al triángulo Viedma-Patagones-Guardia Mitre y la ciudad de Buenos Aires armaba una nueva provincia, del Río de la Plata. Fue muy publicitado, se crea un ente, el Entecap, con funciones amplias como la expropiación de tierras, obras de infraestructura y con un presupuesto imponente para la época, 2.200 millones de dólares. Finalmente muy poco de eso se hizo, por una serie de obstáculos : la crisis social y económica por el fracaso del plan Austral relega los recursos, la morosidad del Entecap, que gasta fortunas en lo administrativo y personal. Las corporaciones periodísticas inician una campaña muy dura contra el cambio. El saldo fue bravo para provincias como Río Negro que sufrieron las consecuencias del fracaso: estalló una burbuja inmobiliaria que generó enormes problemas sociales a las provincias y municipios.

P- La cuarta sería la actual, lanzada por el gobierno de Macri.

R- En relación a la Patagonia es mucho menos ambicioso. Es más un enunciado: reúne a los gobernadores, propone obras de infraestructura y promueve la energía convencional y alternativa, actividades primarias y servicios. Pero no va más allá de concertar políticas y reunirse cada tres meses para evaluar resultados.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.