Más números que no cierran en Regina

Una auditoría que pidió el gobierno interino detectó irregularidades en la administración del Ente de Resguardo Aduanero.

15 nov 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Una auditoría que realizó el Tribunal de Cuentas municipal detectó irregularidades en el manejo del Ente Administrador del Resguardo Aduanero y Fitosanitario de Regina.

La situación fue planteada ayer en una conferencia que encabezó el intendente interino, José Rayó, con el acompañamiento del presidente del Tribunal de Cuentas, Carlos González, y el fiscal municipal, Juan Carlos Giménez.

Como primera medida, el intendente interino adelantó la separación del cargo de quien venía cumpliendo la tarea de administrador en representación del municipio desde el inicio de la gestión del intendente Daniel Fioretti. Además solicitará profundizar la investigación para el caso de ser necesario presentar las denuncias correspondientes a la justicia.

Una de las principales anomalías detectadas es que el Ente Administrador no cuenta con un sistema contable para registrar ingresos y egresos. A eso se suma que solo un porcentaje menor de los fondos que administró durante enero de 2016 y el 30 de setiembre de este año fue bancarizado.

La auditoría advirtió también que el Ente pagó montos mayores a los facturados por distintos trabajos, lo que fue considerado como un error por la “precariedad y falta de seguridad en el respaldo de la información”.

“Nos encontramos con un desorden administrativo de magnitud. Había comprobantes pero no había registro de los mismos”, resumió González.

Precisó que entre enero de 2016 y el 30 de setiembre el Ente tuvo ingresos por 6,6 millones de pesos, que se generaron por el alquiler de oficinas del edificio del Resguardo Aduanero (1,7 millones), y por el canon de estacionamiento (3 millones). Como contrapartida de ese monto total, solo 900 mil pesos se movieron a través de la cuenta bancaria del ente, y el resto se operó a través de la caja.

“Se violaron sistemáticamente todas las normas fiscales. Por caso, la AFIP establece que todos los pagos superiores a 1.000 pesos deben hacerse mediante sistema bancarizado”, explicó González.

A esto situación se sumó que en agosto la Contaduría municipal informó que el Ente estaba adeudando tres millones de pesos al municipio. “En ese momento planteé la situación al intendente Fioretti, que estuvo de acuerdo en hacer una auditoría, aunque la misma no se realizó”.

En cuanto a los egresos, la auditoría determinó que en el mismo período hubo gastos por 6.357.000 pesos, de los cuales 2,8 millones se destinaron a mantenimiento y obras, y 1,2 millones en gastos de funcionamiento.

No obstante, González señaló que con el cotejo de facturas se determinó que hubo pagos en exceso a cuatro proveedores por 456 mil pesos. Puntualizó que un proveedor cobró 594 mil pesos, aunque había facturado 750 mil. De ese monto 190 era por mano de obra para la red de cloacas del edificio, y 400 mil pesos por la parquización del un sector del predio. “Lo que no se pudo determinar si el faltante lo cobró como adelanto, porque no está registrado, y por eso se recomendó hacer una evaluación del gasto”, insistió el presidente del Tribunal de Cuentas.

Diferencias
456.000
se habrían pagado en exceso a proveedores, a partir del análisis inicial de las erogaciones.
Villa Regina

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección