crisis en Sierra grande

Punta Colorada: la pesca y la dársena renuevan esperanzas

Desde hace diez años que el sector prácticamente no tiene actividad. Hay movimiento en el sector y también importantes inversiones en una planta pesquera y una fábrica de hielo.

12 nov 2017 - 21:34
Comparte esta noticia

El puerto pesquero de Punta Colorada, distante a 32 km de Sierra Grande, se reactiva lentamente. Pasaron muchos años, unos diez, desde que la actividad se paralizó en el lugar.

También acá está el área industrial 2 de la empresa MCC Minera Sierra Grande y el muelle mineralero, pero en un rincón de la pequeña península de piedras coloradas está la dársena que sólo se activa con marea alta, momento en el que pueden entrar y salir los barcos.

Pero ahora el escenario es auspicioso, porque a la sombra de la reactivación del pequeño puerto existe una millonaria inversión en una pesquera, una fábrica de hielo y hasta se planifica una guardería náutica.

La dársena pesquera convive con el puerto mineralero de la empresa MCC y cualquier actividad que se desarrolle está estrechamente supeditada a esa empresa de capitales chinos y a normas de seguridad internacionales.

La actividad era pujante en esa dársena en las décadas del 90 y 2000 y ahora con creces ha logrado obtener las habilitaciones necesarias para funcionar, aun así, se hace difícil la actividad en el sudeste rionegrino, especialmente por las distancias con la urbanización que permite servicios y víveres.

La provincia ha invertido en el lugar para que se rehabilite y empiece a producir.

Faltan detalles que limitan la tarea y que viene de la mano de la burocracia, por ejemplo aún están a la espera que la MCC Minera Sierra Grande habilite el cambio de una baliza, que está adquirida pero que debe ser colocada sobre el mismo muelle.

“Vías Navegables pidió un balizamiento pero MCC no ha autorizado porque debe ir sobre la cinta transportadora del muelle mineralero”, explicó Gustavo Rubio, director de Pesca de la provincia y aseguró que insisten con las gestiones ante la empresa de capitales chinos.

El funcionario mencionó que por ejemplo deben respetar un convenio que indica que mientras MCC esté cargando hierro no se puede desarrollar la actividad pesquera.

Lo cierto es que la actividad generará muchos empleos y abrirá posibilidades conexas a la pesca en sí. (Ver recuadros)

Hay que prever transporte de personas y carga, combustible, víveres, estiva y por ejemplo hay una Cooperativa de Estibadores Serranos, que se encargará de la descarga de barcos, caminos en condiciones. La legisladora Roxana Fernández, que acompaña el proceso de reapertura del puerto pesquero, señaló que hay gestiones en Vialidad para mantener en condiciones el camino que lleva al lugar.

“El plan es tener seis barcos de 14 metros de eslora, dos barcos de hasta 20 metros y algunas lanchas artesanales”, expresó Rubio.

La relación entre Prefectura Naval Argentina, asentada en Punta Colorada, y la provincia está aceitada, la dársena tiene todas las normas de seguridad porque éste es un puerto PBIP (Código Internacional para la Protección de Buques e Instalaciones Portuarias) “debemos tener garantizada seguridad, balizamiento, lucha contra incendios, un cerco perimetral listo para poner pero que no será necesario”, acotó Rubio.

Con la dársena habilitada ahora esa zona recuperará la oportunidad que desde Punta Colorada salgan diariamente embarcaciones a la pesca en la zona marítima de esta parte del Golfo San Matías. Una postal que se había perdido hace años.

La presencia de la dársena en Punta Colorada acorta las distancias notablemente para procesar cerca del lugar de la captura, teniendo en cuenta que está 32 km de Sierra Grande, mientras que en la actualidad el lugar de pesca más cercano es San Antonio Oeste con 120 km de distancia.

Como en los años 90, el ejido de Sierra Grande tendrá otra vez un atracadero de buques que llegan con capturas del Golfo San Matías.

En dos años la provincia ha realizado un aporte de $1.500.000.

En este tiempo se realizaron obras que incluyeron el acondicionamiento general y limpieza; adquisición de alambrado perimetral; remoción de construcciones y contenedores destruidos; acondicionamiento y reconstrucción de los dos muelles; dragado; acondicionamiento y construcción de bitas de amarre; construcción de defensas y tendido eléctrico nuevo en todo el predio.

Vivir dentro de un barco, lejos de todo
Los marineros que llegan por primera vez a este puerto se sienten que están en medio de la nada y entre las dicitultades plantean lo difícil que es conseguir cigarrillos y señal de Internet y teléfono.
“Estoy aislado, hay que vivir adentro de un barco, me quiero comunicar y de casualidad encuentro algo de señal. El lugar es lindo pero creo que me voy”, dijo un marinero.
Los datos
90
Es la década donde la dársena estuvo en su apogeo. Ese escenario volvió a darse en la década del 2000.
32
Kilómetros es la distancia que separa Sierra Grande de la reacondicionada dársena de Punta Colorada.
“El plan es tener seis barcos de 14 metros de eslora, dos
barcos de hasta
20 metros y algunas lanchas artesanales”.
Gustavo Rubio, director de Pesca de Río Negro
Una apuesta
con mirada
local

Cargado de ilusiones se lo vio a Carlos Catalán “Charly”, cuando recibió a este medio en el predio donde empezó a construir una planta pesquera.

El inversor adquirió cuatro hectáreas de la empresa Hiparsa, al lado de lo que era el horno de pellets de la minera y allí construye la planta.

Hoy el predio está en medio del desierto, pero a 50 metros del mar, ahí Charly y su familia se han encargado de crear un pequeño oasis, comodidades, accesos, servicios. Están preparando todo para trabajar y vivir cómodos en el lugar.

Nacido y criado en Sierra Grande, desde 1984 es marinero y fue escalando a fuerza de trabajo y hoy es capitán y patrón de barco. En tiempos duros emigró a España donde cambió el rubro y tan pegado a sus raíces, hizo una parrilla que llamó “Sierra Grande”.

En esta etapa de su vida apostó a invertir en Punta Colorada con la primera planta de procesamiento de pescado prevista en una construcción de 450 metros cuadrados, e invertir unos 10 millones de pesos.

“Queremos aprovechar el agua de mar que la tenemos cerca para usos comunes, ese es el problema más grave que hay en la zona”, expresó.

La idea es procesar, trabajar con pescado fresco y congelado, anhela operar en el mercado interno y tienen pensado contratar unas 25 personas.

El proyecto fue presentado en Pesca de la provincia hace dos años y llevan cinco meses de trabajo, ya cercaron el predio, realizaron forestación, tienen poca agua y se autoabastecen de energía con un generador eólico y placas fotovoltaicas.

La dársena despierta el nacimiento de esta futura planta aunque Catalán es consciente que “tenemos que pescar donde está el pescado”.

Que dicen los que ya trabajan en la dársena
Por estas horas todo se pone a punto en la dársena. Pocos barcos se alistan para salir a la pesca. El único que está listo y que ya ha salido es el Don Salvador de una empresa local.
Ahí anda Oscar Farías, un pescador de Madryn que cuenta que el barco tiene una autonomía para 36 horas, tres tripulantes y tres marineros.
Agregó que faltan servicios “se complica por las distancias, es difícil llegar a Punta Colorada, expresó. El barco está muy bien equipado y en buenas condiciones”.
También está listo para la tarea Elio Francisco Bandit, capitán de ese barco y hace más de un mes está la dársena, es oriundo de Comodoro Rivadavia y ha navegado desde varios puertos.
“Se nota que no había actividad, hay cosas que faltan como la señalización”. Sin embargo es muy optimista “esta dársena va a generar trabajo, se necesitan camiones, estibadores, hay que comprar víveres, pan, garrafas, combustible”.
Sierra Grande

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.