Weretilneck no cree necesario podar los sueldos

Tras el pedido de “austeridad” de Pichetto, el gobernador dijo que los salarios políticos apenas representan el 1,5% de la masa. Sostuvo que las críticas “fortalecen”.

07 ago 2012 - 00:00
Comparte esta noticia

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El gobernador Alberto Weretilneck justificó ayer el nivel salarial de su gabinete y marcó diferencias con el presidente del PJ provincial, Miguel Pichetto, quien propuso aplicar medidas de “austeridad” y pidió rebajar las remuneraciones un 20%.

El entredicho por el gasto en la planta de funcionarios introdujo nuevos factores de fricción en el seno del Frente para la Victoria, a los que Weretilneck buscó confrontar con el recuerdo directo de las ideas impulsadas en su momento el exgobernador Carlos Soria.

“Yo no soy de los que piensan que a alguien por el solo hecho de ser funcionario político hay que pagarle mal”, explicó el mandatario.

Dijo que la equiparación salarial del gobernador con los jefes de la Legislatura del Poder Judicial “está fijada por ley y fue impulsada por Carlos Soria”. Recordó que a partir de ese techo en el Ejecutivo se elaboró una grilla, “que tiene relación proporcional con lo que gana el gobernador”.

Weretilneck habló ayer de distintos temas mientras esperaba el acto de inauguración de un laboratorio de genética forense, pero dijo que en principio no haría “ningún comentario público” sobre las observaciones de Pichetto, porque se trata de un debate a dar “dentro del gabinete y del bloque de legisladores”, para luego “sacar conclusiones”.

Ante la insistencia de “Río Negro”, aceptó luego referirse al tema y precisó que “los gastos en la planta de funcionarios de Río Negro son el 1,5% de todo el gasto en salarios de la administración pública”.

Agregó a modo de ejemplo que las remuneraciones del personal político demandan 5 millones de pesos por mes y sólo por horas extra de toda la administración en igual período se desembolsan 17 millones. “Es una cifra insignificante”, observó.

Dijo que “la gran diferencia entre este gobierno y el gobierno de (Miguel) Saiz es la transparencia en la administración pública. Saiz cobraba 12.000 pesos pero tenía 280.000 pesos de sobresueldos por mes que manejaba (el secretario general) Ringo González”.

“Yo cobro mi sueldo, pago Impuesto a las Ganancias, lo ve todo el mundo, está en las plantillas de la Anses, y no tengo gastos reservados –se defendió Weretilneck–. Es una cuestión de transparencia”.

Aseguró que “para tener funcionarios aptos, capacitados y probos uno tiene que retribuirlos bien”.

De todos modos, y en relación a los comentarios de Pichetto, dijo que “toda crítica es bienvenida, toda crítica fortalece”.

Con respecto a la promesa electoral de Soria de conducir la provincia con no más de 150 funcionarios, cuando el número actual ya superaría los 240, sin contar las empresas del Estado, el gobernador afirmó que se trata de un número “necesario” para afrontar de modo eficiente las tareas de la gestión.