Para utilizarlas en la cocina o aportar verde, los plantines de orégano, romero, menta, albahaca y otros figuran entre los más pedidos.

Temporada de flores: la palabra de los expertos en jardines

Viven de las plantas, a merced de las heladas, el viento y el calor. Ahora, en la previa de la primavera, se preparan para el mejor momento del año.

Consejos, secretos y vivencias de una actividad full time, que en estos días cobra protagonismo entre los que quieren embellecer su propio patio.

17 sep 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

“Acá se vive mirando el cielo, prestando atención al tiempo. Con el calor todo crece, pero el sol en exceso quema. El viento, las heladas, la naturaleza entera influye. Y como a nosotros que nos gusta ponernos otra ropa cuando llega el calorcito, las plantas también se ponen hermosas en la primavera”, dice Rita Ceschin.

Rita es mendocina, tiene 72 años y un vivero en Stefenelli desde hace siete. Dice que no quiere sacarse fotos pero cuenta porque eligió Roca para sus días. Es que acá estaban sus hijos y nietos, y junto a su marido Aníbal García (72) no dudaron. Se mudaron y su local se vino con ellos. Trabajan todos los días, muchas horas. “Tenemos abierto de 10 a 18, pero estamos más. Los domingos y feriados también se mantiene, se riega, sacamos yuyos”, apuntó.

“Para dedicarse a esto hay que saber mucho y aprender siempre, y te digo la verdad, se genera mucho cariño con las plantas”, enfatizó Rita, mientras hacía una pausa en la tarea que es ardua en los últimos días.

El sol invita tardes afuera

El anticipo de la primavera marca el inicio de la temporada alta. La llegada de clientes se intercala con la de los camiones que traen nuevos ejemplares desde Buenos Aires, el norte del país y la región. El rubro se prepara así para dar respuesta al espíritu jardinero que despierta en los clientes que, ante los primeros soles, preparan sus patios para el verano.

“Pasó el invierno que es duro para el rubro. Este es el tiempo en que la gente arregla el desastre que dejó el frío y las heladas”, sostiene Mauro Sierro (33), un reginense que hace 8 años abre cada día las puertas de su vivero que hace frente en la calle San Juan, en Roca. En su caso, el trabajo en la tierra es un bien de familia: su mamá y su hermano tienen sus viveros, su papá trabajó siempre en la chacra. “Es lindo pero sacrificado, se depende del clima. Pasas mucho frío y mucho calor porque se trabaja a la intemperie”, explicó y agregó que “son seres vivos, hay que estar presente. Regar con distintas frecuencias para que no las afecte el exceso de agua, de frío o de sol, prestar atención a las enfermedades, a las especies más sensibles”.

Lucía Bertolino (32) estudió fotografía, cine y guión en Buenos Aires. En paralelo era coleccionista de cactus y suculentas: tuvo 500 de 300 especies. Su amor por lo verde ganó la pulseada y decidió volver junto a su pareja a Roca. Su emprendimiento abrió las puertas hace un mes y aseguran que les lleva todo el día. “Trabajamos con plantas, estamos acá aunque el portón esté cerrado”, señaló la joven.

Entre sus filas hay plantas de otros puntos del país pero también de productores de Cinco Saltos y de Plottier. “Lo mejor es traer de la zona, están mejor adaptadas al clima”, enfatizó.

“Pasó el invierno que es duro para el rubro. Éste es el tiempo en que la gente arregla el desastre que dejó el frío y las heladas”.
Mauro Sierro, reginense que tiene un vivero en Roca hace ocho años.
“Si esto es un trabajo, elegí muy bien. Te tiene que gustar, sino es un sufrimiento porque es un trabajo muy sacrificado”.
Lucía Bertolino, reciente emprendedora. Abrió hace un mes su local de plantas.
Qué tener en cuenta
El tiempo que le vas a dedicar es fundamental. Si no estás en todo el día o no querés pasarte todo el fin de semana al jardín, recomiendan elegir especies que requieran un bajo mantenimiento.
Atento a los difíciles, para que vivan. Dicen que son las claves para los cítricos o plantas como Santa Rita o Jazmín del Cabo. “El viento no le gusta a ninguno y hay que cubrirlo de las heladas”, enfatizó.
Ni más ni menos: no todas las especies necesitan igual cantidad de agua para crecer. Incluso, hay algunas que necesitan poca cantidad para vivir. Hay que saber para hacer el riego correcto.
Asesorarse sobre la planta y lo que necesita de sol, de sombra, agua y propiedades del suelo para disponerla en el mejor lugar posible. Y sumarle a la tierra lo que necesite para estar más fuerte.
Al elegir árboles, tener en cuenta cómo será el crecimiento de su copa y de las raíces para evitar problemas futuros. Para la vereda, rige una ordenanza que dispone las especies permitidas.
Pensar el jardín antes de comprar. Aconsejan diagramar previamente la distribución.

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección