Manzanas Blancas II: todo listo para el juicio por los 300 kilos de cocaína

Las audiencias comenzarán el 8 de noviembre y se calcula que culminarán a fines de diciembre. Hay cinco imputados, uno de ellos el roquense Arnaldo.

Están acusados de conformar una organización para contrabandear estupefacientes y comercializarlos en España. La droga estaba en el fondo de cajas de fruta.

13 oct 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

El 4 de junio de 2015 parecía un día normal en la aduana de Villa Regina. Estaba todo listo para despachar un cargamento de manzanas que había salido de un frigorífico de Cervantes , pero un control más exhaustivo hizo que se descubrieran casi 300 kilos de cocaína que estaban ocultos en el fondo de 42 cajas de manzana de la firma “Frutas Kis”. El caso se llamó “Manzanas Blancas II”, y por ese hecho el 8 de noviembre comenzarán a ser juzgados cinco hombres, entre los cuales está el empresario roquense Gustavo Arnaldo.

El Tribunal Oral Federal de Roca, presidido por Alejandro Silva, ya diagramó las audiencias (8, 9, 10, 22, 23 y 24 de noviembre, además de 13, 14, 15, 20, 21 y 22 de diciembre y “los días subsiguientes que resulten necesarios”), en las que se le tomará declaración a 65 testigos, dos de los cuales prestarán declaración testimonial mediante el sistema de videoconferencias.

Además de Arnaldo, serán juzgados Daniel Pancari, Ángel Luis Salor Hoyas, Tiziano Ariel Díaz y Tany Cortéz Molina, quienes habrían tenido distinto tipo de responsabilidades en la supuesta organización que se habría conformado para “exportar” la droga.

La fiscal del caso será la fiscal general Mónica Belenguer; la querella estará representada por María Eugenia Marcó, Luciana Gil, Carla Bompard y Paola Morales; mientras que los imputados estarán defendidos por los abogados particulares Nicolás García; Silvia Ceci y Félix Linfante; Jorge Crespo y Guillermo Leskovar Garrigós; Martín Segovia y Luis Dobniewski; y Rodolfo Yanzón.

Los contenedores que fueron descubiertos en la aduana de Regina, pretendían ser exportados a través de la firma argentina Newen SRL con destino a Industrias Cruxol Impex SLU (firma importadora).

El fiscal Federal Alejandro Moldes, quien llevó adelante la instrucción, entendió que entre los cinco imputados organizaron y llevaron a cabo un plan para sacar a España los casi 300 kilos de cocaína.

En esa supuesta organización, le atribuye a Arnaldo un grado alto de participación. Aparece junto a Ángel Luis Salor Hoyas como propietario de Newen SRL y la fruta fue vendida a “Industrias Cruxol Impex SLU”. (ver aparte)

Tras el procedimiento en 2015, el empresario roquense fue detenido pero liberado después de casi un mes tras las rejas después de pagar una fianza de 100 mil pesos. El 8 de marzo de 2016 fue nuevamente apresado, pero liberado el 27 de abril. La tercera detención se produjo el 30 de diciembre del año pasado y desde ese momento permanece tras las rejas.

De esta manera comenzará a juzgarse el segundo caso en el que se escondió droga en manzanas para “exportar”: a mediados de 2010 se encontraron en el puerto de Buenos Aires 1.625 kilos de cocaína escondidos en cajones que eran acondicionados Allen.

Cómo se descubrió el cargamento
El sistema de escáner de la Aduana local, en la zona de la cámaras de transferencia en frío, permitió detectar unos envoltorios en el primer container analizado, acoplado a un camión de origen brasileño, por lo que rápidamente se dispuso la descarga de todos los bultos y la comunicación a la Policía Federal de Roca para que intervenga.
La exportadora que tenía a su cargo la salida del país de la fruta Newen SRL estaba bajo constante control ya que recién a principios de 2015 había obtenido la autorización para exportar.
Durante seis meses, todas sus cargas fueron sometidas a inspecciones exhaustivas.
La llegada de inversores españoles también despertó sospecha y se profundizó la investigación.
Datos
65
testigos están citados a declarar en las 12 audiencias que ya están programadas.
252
paquetes de cocaína, que había llegado desde Perú y se iba a enviar hacia España, estaban en las cajas de manzanas.
Gustavo Arnaldo, uno de los involucrados
El fiscal Moldes consideró que Arnaldo “en su carácter de socio gerente de Newen SRL, fue uno de los organizadores de la operación, disponiendo y ejecutando además parte del plan criminal en las instalaciones del frigorífico de la firma Newen ubicado en la localidad de Cervantes, siendo en ese lugar donde, en forma conjunta con Cortéz Molina, realizó las tareas para acomodar el estupefaciente dentro de las cajas y mantenerlas almacenadas en las cámaras de frío, quedando además a cargo de su custodia y resguardo hasta el momento de su colocación dentro del contenedor que sería exportado”.
Roca

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.