Roca: condenaron a padre e hijos a perpetua por asesinar a un pariente

Ítalo, Rubén y Leandro Etchegaray fueron encontrados culpables de matar a Nano, sobrino del primero y primo hermano de los otros dos.

Según los jueces los tres llevaron adelante un plan para quitarle la vida. Al final de la audiencia hubo incidentes entre los familiares.

20 abr 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Inmutables. Así escucharon Ítalo Etchegaray y sus hijos Rubén y Leandro que habían sido condenados a prisión perpetua por ser encontrados culpables de haber asesinado a Víctor “Nano” Etchegaray, sobrino y primo de los imputados.

La pena máxima fue resuelta por la Cámara Criminal Primera, integrada por los jueces Emilio Stadler (voto rector), Alejandro Pellizzon y Daniel Tobares. Coincidió con el pedido del fiscal de Cámara Andrés José Nelli y los abogados querellantes Guillermo Leskovar Garrigós y Jorge Crespo. Descartaron así el pedido de triple absolución que habían formulado los abogados defensores particulares Rodolfo Guaragna y Osvaldo Nahuel.

Padre e hijos fueron declarados coautores del delito de “homicidio calificado por el concurso premeditado de más de dos personas, alevosía y uso de armas de fuego”.

El homicidio de Víctor Etchegaray ocurrió en la calle Rivadavia casi Jorge Newbery, en la zona norte de Roca, el mediodía del 31 de octubre de 2014.

Los jueces dieron por acreditado que cuando la víctima conducía un Fiat Palio acompañado por su novia recibió un disparo en el brazo que realizó su primo Leandro desde el techo de su casa, con un arma larga calibre 22.

El herido sólo pudo seguir conduciendo unas cuadras más, hasta que le dijo a su novia, Jesica Subiabre, que tome el volante. En el intercambio de posiciones, el Palio fue embestido por un VW Polo que conducía Ítalo Etchegaray. Su hijo Rubén, que venía como acompañante, se bajó y lo remató de disparos en la cabeza. Luego el conductor del auto escapó del lugar y escondió el vehículo en el garage de un vecino.

“Ha quedado perfectamente claro que entre los distintos intervinientes ha existido un plan común para lograr la consecución del resultado querido, esto es: dar muerte a Víctor Etchegaray. Para ello todos los imputados llevaron a cabo diferentes tareas mediante división de funciones (...) Así lo hicieron, con evidencia manifiesta, Leandro y Rubén, al efectuar disparos de arma de fuego contra la víctima –con distintos resultados–; Ítalo, en cambio, fue quien condujo el vehículo VW Polo, llevando consigo a su hijo Rubén... que se bajó del auto y se dirigió hacia donde se encontraba la víctima, efectuándole un disparo mortal en la nuca”.

Al finalizar la audiencia hubo incidentes entre los familiares de la víctima y de los condenados. (Ver aparte)

“Ha quedado perfectamente claro que entre los distintos intervinientes ha existido un plan
común para lograr
la consecución del resultado querido, esto es: dar muerte a Víctor Etchegaray”,
dice parte del fallo.
Datos
15
policías estuvieron custodiando la audiencia, que terminó con incidentes entre los familiares de la víctima y los condenados.
Roca