Adultos mayores alzaron su voz por la igualdad

Son víctimas de daño psicológico, físico y material.

Experto estimó que el abandono es mucho.

16 jun 2010 - 00:00
Comparte esta noticia

Más de la mitad de los ancianos es víctima de una situación de abandono por parte de su familias, según la estimación de un especialista de la Provincia de Río Negro. No los llevan a centros hospitalarios, no les controlan la medicación, no los escuchan y para colmo, muchos sufren el embargo de sus jubilaciones por créditos tomados por parientes, según se dio a conocer ayer durante las actividades que se realizaron en Roca por el Día Internacional de la Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato a la Vejez.

El maltrato a la gente mayor es más frecuente de lo que se piensa. Se estima que alrededor del 50% de los abuelos sufre situación de abandono de todo tipo por parte de sus familias, según destacó ayer el gerontólogo de la delegación del Ministerio de Familia de Roca, Ramón Vega.

Los abuelos no son contenidos, mucho menos ”mimados y escuchados”, sino muy por el contrario, son víctimas de la violencia física, psicológica y verbal. La mayoría no cuenta con los audífonos, los anteojos ni las dentaduras que necesitan, se medican como les parece y frecuentemente sufren accidentes domésticos, al tener que bañarse solos o subir las escaleras.

Sin embargo, el gerontólogo aclaró que no hay estadísticas muy certeras, por ser una problemática social muy poco denunciada. Incluso detalló que generalmente los abuelos llegan a los hospitales luego de ser víctimas del maltrato físico o psicológico, y sus situaciones son caratuladas como depresión, problemas de artritis, golpes o diferentes dolencias, pero no se reconoce que existió la violencia. Otra de las expresiones del abuso de la vejez, según el especialista, es “el oportunismo de las agencias prestamistas de dinero, que se aprovechan de los abuelos y los engañan. Un anciano de Roca está pagando un crédito de $1.300 en 30 cuotas de $306,80 y lo peor es que eso es legal, porque ellos dan autorización para que se les debite de su cuenta”, graficó.

Hacerse cargo de un adulto mayor es velar porque se cumplan sus derechos. “En la actualidad hay una falta de valoración del anciano, que pasó a cosificarse”, aseguró Vega.

Uno de los factores por los que, según Vega, se termina en el maltrato es el agotamiento que conlleva para los familiares cuidar a un adulto mayor. Como alternativa, informó que existen cuidadores profesionales, que son capacitados para atenderlos, suministrarles el medicamento, acompañarlos y contenerlos.

Por otra parte, las nuevas tecnologías también los excluyen de la sociedad, ya que a los ancianos les cuesta comprender su uso. Un ejemplo de esto son las dificultades que tienen para manejar un cajero automático o un celular.

A estos temas se llamó a la reflexión ayer, en una jornada que se realizó en las instalaciones del Centro Municipal de Arte, a la cual asistieron más de 80 abuelos que bailaron, cantaron y compartieron durante la mañana. Los organizadores del encuentro, miembros del Centro de Atención Diurna de Ancianos y el Hogar de Ancianos Rosa Padín, se mostraron molestos por el poco compromiso de la comunidad y de las autoridades municipales frente a esta problemática. (AR)