Animarse al buceo, una opción que gana adeptos en Las Grutas

En la Tercera Bajada una firma ofrece, hace 21 temporadas, la posibilidad de realizar buceos de bautismo o actividades para buzos profesionales.

Una pileta sirve para familiarizarse con el equipo y adaptar la respiración. Requisito: ser mayor de diez años y tener un estado físico apto para la actividad.

16 feb 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

El grupo mira al coordinador y aprende a manejar la respiración con el equipo y la máscara, que después serán sus aliados cuando la misma escena se desarrolle bajo el mar. Es que ésa es la idea: conocer los encantos que guarda el mundo submarino. Claro que para asomarse a ese paisaje primero hay que entrenarse.

La experiencia es una de las que habitualmente se desarrolla en la Tercera bajada, donde una firma de buceo ofrece, desde hace 21 temporadas, buceos de bautismo y actividades para buzos profesionales.

En el caso de los bautismos, que son accesibles para chicos desde 10 años en adelante y no poseen límite de edad (si el estado físico acompaña), la experiencia es una de las más convocantes, porque permite que, tras una clase práctica y la prueba en pileta, el aspirante descienda desde una plataforma submarina ubicada a una milla náutica de la costa.

“La verdad es que son muchos son los que se entusiasman con el buceo. El bautismo consiste en que aprendan a respirar bajo el agua. Por eso, luego de una clase práctica, primero se realiza el bautismo o práctica en pileta. Y luego pasamos al mar” expresó Claudio Barbieri, que es uno de los titulares de la empresa.

Pese a que suena complicado, toda la secuencia es muy didáctica y dura alrededor de tres horas y media, que incluyen la incursión en el mar, que se prolonga cerca de 20 minutos.

Los primeros pasos

La primera parte comienza en la sede de la firma. Allí se entregan los equipos para que el grupo se familiarice, se brindan informaciones básicas sobre la actividad y se practica en la “pile”. Los grupos siempre son reducidos. De hecho, en las salidas al mar los descensos se efectúan en tandas de ocho personas, que descienden acompañados de un guía.

La dinámica es flexible. Algunos realizan primero la parte didáctica y la práctica en pileta y luego planifican en jornadas posteriores su inmersión al mar.

Después, resta perfeccionar lo aprendido. Y para eso existe una ventaja: es que el valor del bautismo se les descuenta del monto que cuesta acceder a una capacitación más amplia, que se puede extender por 2 o 4 días.

“Tras acceder a la plataforma submarina, bajamos entre 15 a 20 minutos, a una profundidad de entre 6 y 12 metros”.
Claudio Barbieri, uno de los titulares de la empresa de la empresa de buceo.
San Antonio Oeste

Últimas noticias de ésta sección