Avión hallado era el piloteado por Mendioroz

La aeronave cayó en 1950. Los restos humanos no eran de la tripulación.

23 mar 2011 - 00:00
Comparte esta noticia

VIEDMA (AV).- Los restos de una aeronave encontrados hace dos años por un grupo de exploradores en los hielos del lago Fagnano, en el límite entre Chile y Argentina en la isla de Tierra del Fuego, pertenecen casi con seguridad al avión que al momento de estrellarse en 1950 comandaba el piloto de la fuerza aérea Bautista Faustino Mendioroz. El aviador era el padre de Elvio Mendioroz -un conocido dirigente social de la comarca Viedma - Patagones- y tío del vicegobernador rionegrino homónimo. Así lo confirmó el Juzgado de Aviación de Chile, cuyo titular, Wolfram Celedón Mecketh y el auditor Germán Yuraszeck Glade coincidieron en que esas partes analizadas mediante pericias corresponden a “un avión militar Avro Lincoln MK II de fabricación británica, siendo tales restos y el lugar en que éstos fueron hallados coincidentes con una aeronave y ruta correspondientes a un bombardero Avro Lincoln B - 019 perteneciente a la V Brigada Aérea de la Fuerza Aérea Argentina”. La aeronave recorría el 11 de marzo de 1950 el trayecto entre Río Gallegos y Ushuaia en una misión de entrenamiento cuando se perdió contacto tras reportar posición sobre el lago Fagnano en el borde límite político internacional chileno argentino. Los exploradores que -casualmente- el 12 de marzo de 2009 (un día después de cumplirse 59 años de su desaparición) encontraron los restos, ubicaron también en un sector aledaño, restos humanos pertenecientes a -al menos- dos personas. Inicialmente, los familiares de los integrantes de aquella tripulación, encabezados por Elvio Mendioroz, comenzaron a solicitar precisiones acerca de esos restos humanos y la evental repatriación. Sin embargo, en el mismo fallo, los jueces de Aviación dictaminaron que pudo establecerse “de manera indubitada” que los restos óseos “correspondían a un período muy anterior a la desaparición de la aeronave”. Se calcula que la datación de esos restos se ubica entre los años 1670 y 1800. “Salvo el eventual interés arqueológico que tales restos pudieran poseer, no existe fundamento alguno para efectos de continuar la instrucción de un procedimiento judicial respecto de hechos que claramente no pueden constituir delito alguno”, establece la resolución judicial. Esta decisión fue notificada por la Justicia chilena al Ministerio de Defensa de ese país, que a su vez hizo lo propio a sus pares argentinos. Desde la cartera que conduce Arturo Puriccelli se remitieron las notas a los familiares de los tripulantes de aquella aeronave. Elvio Mendioroz, en representación del resto de los deudos, agradeció formalmente la información y solicitó que se comuniquen con las autoridades del vecino país para que puedan realizarse periódicas investigaciones en época estival en el área donde fueron encontrados las partes del avión, para intentar dar con los restos óseos a partir del derretimiento de los hielos situados en la zona.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.