Bolivia suspendió el permiso de la aerolínea Lamia tras el accidente de Chapecoense

Bolivia suspendió hoy los permisos de operaciones de la aerolínea Lamia y además destituyó a altos funcionarios del control aeronáutico del país.

01 dic 2016 - 16:09
Comparte esta noticia

“El gobierno instruyó a la DGAC (Dirección General de Aeronáutica Civil) la suspensión del certificado de operador aéreo (a la empresa Lamia) y una investigación” acerca de los permisos de la empresa, sus propietarios y sus capitales, explicó el ministro de Obras Públicas y Servicios, Milton Claros.

Adicionalmente ordenó “el cambio del personal ejecutivo tanto de la DGAC como de AASANA (Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea), mientras duren las investigaciones”.

Previamente la DGAC comunicó hoy la “suspensión de manera inmediata” del permiso de operaciones de la aerolínea Lamia, cuya nave se estrelló en Colombia con 71 muertos, con jugadores del club brasileño Chapecoense, dirigentes y periodistas, además de la tripulación. Seis personas sobrevivieron.

Una resolución administrativa fechada el 29 de noviembre, pero divulgada recién este jueves, dispuso la suspensión de manera inmediata del Certificado de Explotador de Servicios Aéreos, (AOC) Nº DGAC-DSO-AOC Operador Aéreo, OPS-COA-119-01-002 y del Permiso de Operación otorgado a la Empresa LAMIA CORPORATION SRL”.

La resolución no explica las razones de la medida, pero fue aprobada un día después de que un aparato de esa línea se estrellara en Colombia aparentemente por falta de combustible. El documento señaló que la DGAC “proporcionará comunicados oficiales periódicamente”.

Según el representante de la empresa, Gustavo Vargas, la nave incumplió el plan de reabastecerse de combustible en Cobija, ciudad boliviana fronteriza con Brasil, o en Bogotá.

La principal hipótesis para el accidente es una falta de combustible del avión chárter que transportaba a futbolistas, directivos del Chapecoense y periodistas desde la ciudad boliviana de Santa Cruz (este), donde habían viajado en vuelo comercial desde Sao Paulo.

Las autoridades sospechan de normas laxas en el control aéreo.

El avión se precipitó a tierra con 77 personas a bordo: 68 pasajeros y nueve tripulantes, de los cuales han sobrevivido seis: tres futbolistas, una auxiliar de vuelo, un técnico de vuelo y un periodista, todos internados en clínicas cercanas a Rionegro.

AFP
Últimas noticias de ésta sección