Chile: son 83 los muertos tras el incendio en una cárcel

Las llamas se desataron esta madrugada en el penal de San Miguel ubicado en la capital chilena. El fuego habría comenzado tras una pelea entre internos. Otras 14 personas resultaron heridas de gravedad.

08 dic 2010 - 00:00
Comparte esta noticia

Un total de 83 presos fallecieron hoy y otros 14 resultaron heridos graves en un incendio provocado por una supuesta pelea en la Cárcel de San Miguel en Santiago de Chile. Miles de familiares de los reclusos rodearon el penal en pocas horas y al menos un centenar de ellos intentó ingresar al recinto, en medio de llantos, desmayos y agresiones a las autoridades.

“Digannos qué pasó, quiénes están vivos”, clamaron varias mujeres en las afueras del recinto penitenciario, hasta donde llegó el presidente Sebastián Piñera y varios de sus ministros. “La situación penitenciaria en Chile no resiste más (...) el hacinamiento supera el 70 por ciento”, reconoció Piñera, anunciando la construcción incluso de cárceles de emergencia para el futuro. “No podemos garatizar que el número de muertos no aumente”, añadió el mandatario, mientras en las afueras del penal las familias aguardaban noticias de sus familiares.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, agregó que de los heridos graves, varios presentan quemaduras de la “vía aérea”, lo que hace “incierto” su futuro y llamó a la calma. “Quiero saber de mi nieto Mario Toro”, deambulaba llorando en tanto una mujer ante las cámaras de la televisión.

Uno a uno la policía fue llamando a los familiares de los fallecidos en las afueras del penal, para informarles la situación. A pocos metros, vehículos de la morgue aguardaban los cuerpos. La tragedia, que obligó a evacuar a 200 reos, comenzó por una pelea entre bandas en el cuarto piso de la Torre 5 del penal. Los apenas seis guardias presentes en el penal no pudieron hacer nada.

El presidente nacional de los guardias de prisiones, Pedro Hernández, dijo que era un crimen que tan pocos hombres cuidaran a 1.960 reos y acusó al gobierno de no escuchar sus reclamos. Hernández además rechazó las acusaciones de que la policía de prisiones no avisó rápido a Bomberos, ahondando la crisis. “Actuaron casi como héroes, salvaron a más de 60 reos”, dijo.

El cuerpo de bomberos, a traves de Twitter y páginas de Internet institucionales, sostuvo que hubo un retraso en el llamado y habló de que el número de heridos bordeó los 150. “No dejaron ingresar de inmediato a los bomberos, esperaron a que llegaran los comandos antimotines”, reclamó un testigo. “Primero nos golpearon”, acotó un reo desde un celular a la televisión estatal.

Las muertes motivaron además la reacción de la oposición de centro izquierda y de la Iglesia católica, institución que mantiene un trabajo permanente con los reos y sus familias. “La realidad carcelaria sigue siendo una herida pendiente en la sociedad chilena”, dijo el clérigo que este año pidió un indulto masivo de reos, el que fue rechazado por el gobierno.

“Vamos a investigar lo sucedido”, prometió el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara Baja, el abogado comunista Hugo Gutiérrez. La crisis, transmitida en vivo por los medios, fue relatada además por los propios internos a sus familiares y la televisión. “Hay imágenes de los reclusos quemándose, grabadas con un celular”, informó la televisión estatal, aunque sin mostrar el video.

El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, resumió que la tragedia “es un mazazo (golpe)” y señaló que hay problemas con la identificación de algunos cuerpos. “Están severamente quemados”. Versiones iniciales indican de hecho que al menos 14 cuerpos no logran ser reconocidos.

En Chile, país que este año ingresó a la OCDE, hay 108.000 personas cumpliendo condenas. De ellas, 53.000 están privadas de libertad. El resto cumple otro tipo de sanciones. Un informe de la Corte Suprema indicó recientemente que las condiciones de reclusión existentes conspiran contra la rehabilitación de los encarcelados.

“Los presos conviven con gran cantidad de basura acumulada en tarros, con desperdicios y fecas (heces)”, denunció el organismo.

Un informe de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) agregó además que en el subcontinente hay un problema de soprepoblación generalizada en los penales. En Brasil la sobrepoblación alcanza el 99 por ciento y en México y Argentina asciende al 33 por ciento, según FLACSO.

La crisis está ligada a una baja dotación de guardias en toda la región. “Es imperioso aumentar el número de funcionarios porque trabajan en inferioridad numérica que pone en riesgo la seguridad de los recintos”, dijo FLACSO.

Agencia DPA

Canal 13 de Noticias - Chile

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.