Cómo resolver el acceso al conocimiento a más de 1.000 kms del trabajo y casa

María Virginia Yarza -docente, madre y esposa- comparte cómo es el sistema elegido por ella que facilita y permite recuperar el sentido positivo y progresivo de estudiar y perfeccionarse.

06 jun 2015 - 00:00
Comparte esta noticia

En marzo de 2010, María Virginia Yarza tomó una decisión trascendente.

Con más de cuarenta años, casada y con dos hijas mellizas de ocho años, se propuso iniciar un ciclo superior, postgrado, de estudio y perfeccionamiento en su especialidad profesional.

Profesora de sordos e hipoacúsicos y con docencia activa en su ciudad de origen, General Roca, Río Negro, su interés académico y científico por avanzar en el universo del conocimiento la impulsó a inscribirse como estudiante en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), provincia de Buenos Aires.

¿Pero cómo resolver el acceso al conocimiento a más de mil kilómetros con su trabajo, su función de madre y esposa? La UNQ le resolvió el dilema: iniciar su tercer ciclo con el modelo de Educación a Distancia (EaD).

Y bajo esa posibilidad, que otorgan las plataformas comunicativas digitales encaró con tenacidad el desafío de la capacitación sin el profesor en el aula, ni las gratas y amigables rutinas tradicionales de la enseñanza postuniversitaria.

Sólo unas pocas clases presenciales, en un taller de tesis, ocuparon el tiempo de contacto directo en la maestría.

La tesis se prioriza sobre lo presencial.

También previene –la Universidad- sobre los inconvenientes irreversibles de la tentación del plagio.

Fueron catorce materias o cursos con un plazo estricto de finalización dentro de los cuatro años, con la tesis aprobada.

Ella pidió una prórroga hasta marzo de 2015 porque (la tesis) se demoró más allá de todas las previsiones por razones ajenas a la dinámica académica.

Ahora, el trabajo final de investigación ya está en lectura por parte del tribunal de evaluación.

Espera, con vivo interés y optimismo, el momento de defenderla y obtener su título de magíster.

La UNQ le brindó un consejero al postularse.

Luego, ya en carrera, sumó la asistencia de una co directora y una directora para la investigación.

Una tesis, se sabe, es un trabajo de investigación que la Universidad habilita para presentarla y eventualmente defenderla una vez aprobados los cursos, materias o seminarios establecidos en el plan de estudios del postgrado.

Mª Virginia o Virginia como la llaman todos, reconoce con orgullo el esfuerzo realizado.

Agradece el espíritu abierto y comprensivo de su esposo y el amor de sus pequeñas hijas con el tiempo ocupado frente a la pantalla, y lectura de la bibliografía impresa.

Las horas de trabajo en campo y la energía que implica la redacción final de la tesis.

El ir y venir de trabajos con observaciones de los profesores le amplió la mirada de las lecturas, los intercambios por escrito y algo destacado: la escritura.

El maestro Borges decía que escribir es un riesgo.

Virginia lo perfeccionó y encontró otro motivo de satisfacción en su camino de formación superior.

Ventajas que ofrecen los retos que, en ocasiones, las personas se imponen con dignos propósitos superadores.

La EaD es un reto en si misma.

Ofreció, en este caso, seriedad con sus tutores, profesores y directoras de tesis.

Predominó la accesibilidad virtual y la construcción de vínculos académicos con intercambios exigentes y productivos.

La entrevistada señala la calidad de las fundamentadas devoluciones escritas a sus trabajos en las materias.

Virginia Yarza responde, con claridad, una serie de interrogantes, que ilustran sobre las posibilidades de este modelo de estudio llamado Educación a Distancia que, desde el propio hogar, con persistencia o “prepotencia de trabajo” como sentenciara Roberto Arlt, se puede emprender.

La EaD es para todas las edades y, tal vez, el requisito clave es contar con “disponibilidad mental”.

Ella superó esos requerimientos, no sin contratiempos y dificultades.

Cómo resolver el acceso al conocimiento a más de 1.000 kms del trabajo y casa

Virginia, ¿cómo surge la decisión de iniciar estudios de postgrado en Lengua de Señas? En realidad se trata de una Maestría en Ciencias Sociales y Humanidades con orientación en Evaluación e Investigación Educativa.

No conozco en el país postgrados en lengua de señas.

En otros países sí.

Por ejemplo en España, EEUU.

En cuanto al porqué decidirme a estudiar una maestría...

creo que estuvo ligada fundamentalmente al deseo de perfeccionarme en investigación.

¿Cuándo se presenta esa posibilidad? Tuve la oportunidad de estar dos años en la Universidad de Barcelona (UB) y allí di mis primeros pasos en investigación de la mano de la Dra.

Pilar Fernández Viader.

El grupo estudiaba (y estudia) la lingüística de la lengua de signos catalana y también hace material didáctico para alumnos Sordos.

La experiencia no sólo fue sumamente enriquecedora sino que me llevó a querer profundizar, a seguir avanzando y conociendo el maravilloso mundo de los Sordos.

Debo aclarar que la mayoría del grupo estaba integrado por investigadores Sordos.

¿Cuál es tu formación de grado y actividad profesional en esta disciplina? Soy profesora de sordos e hipoacúsicos.

Actualmente trabajo como Maestra de Apoyo a la Inclusión en Discapacidad Auditiva-Intérprete de Lengua de Señas Argentina.

¿Qué información disponías sobre el modelo educativo a distancia? En el momento de iniciar la maestría no tenía demasiada información...

pero me sobraban deseos de perfeccionarme y la opción de estudiar a distancia se mostraba como un gran facilitador a la hora de acomodar los tiempos de estudio a la agenda familiar y laboral.

¿Por qué elegiste la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ)? ¿Qué aspecto clave influyó para optar estudiar en esa casa de estudios? En realidad ya hacía tiempo que estaba buscando un postgrado a distancia.

Cuando encontré la oferta de la UNQ me pareció que esta Maestría me ofrecía un campo de conocimiento amplio y a la vez me permitiría focalizarme en la comunidad Sorda desde la perspectiva socioantropológica.

En la Educación a Distancia (EaD), los cambios en la Tic han transformado las posibilidades de acceder al conocimiento, en este caso de tercer ciclo.

Cómo resolver el acceso al conocimiento a más de 1.000 kms del trabajo y casa

¿Cuál era tu preparación en el uso de las tecnologías de la información y comunicación (Tic) cuando iniciaste el cursado a distancia? Tenía manejo de aplicaciones como Word, Excel, Power Point.

También del paquete estadístico SPSS y del software GSEQ para el análisis secuencial de datos.

A ambos los aprendí a usar en Barcelona para distintas tareas que me tocaron realizar dentro del grupo de investigación.

Por supuesto que también utilizaba el correo electrónico y navegaba en la Web en busca de información.

¿Qué programas y soportes fueron los más utilizados en tu gestión como estudiante a distancia con la UNQ? La UNQ tiene un campus virtual muy amigable por lo tanto todo está mano: las clases, los programas, la bibliografía, los foros de consultas.

Para hacer los trabajos se usa muchísimo el Word y también tuve que manejar algún software específico como el Atlas.ti o el Infostat.

En relación con la pregunta anterior, ¿qué cambios se han operado en tus conocimientos y habilidades con las Tic ya a punto del ultimo paso, defender la tesis de maestría? Creo que sobre todo lo que uno aprende es hacer más flexible, más abierto para aprender a usar las Tic como una extensión de uno mismo.

Esto en el sentido de que son mucho más que un conjunto de recursos, mucho más que una herramienta de trabajo.

En realidad con las Tic con las ellas se llega a producir cosas inimaginables y no sólo por las facilidades tecnológicas sino porque a partir de éstas se abre un abanico infinito de posibilidades creativas.

¿Provocan las Tic a mirar las cosas de otra manera frente al aprendizaje? Las Tic nos estimulan a pensar diferente y por lo tanto, a producir diferente.

Por otra parte, es importante aprender a moverse dentro de ese océano de posibilidades sin naufragar y sin aferrarse a tablas de salvación.

Dos actitudes opuestas que impiden avanzar en el conocimiento.

Para mi tesis utilicé un software que no había visto en la maestría ni en Barcelona.

Sin embargo, era el que se ajustaba más al diseño de investigación.

Entonces, de eso se trata: las Tic no deben encerrarnos sino abrir nuestras posibilidades: deben estar al servicio de lo que queremos hacer.

A sabiendas que ellas van produciendo modificaciones en nosotros: desde la forma de pensar, como ya lo expresé hasta la forma de socializar.

Cómo resolver el acceso al conocimiento a más de 1.000 kms del trabajo y casa

La sociedad red, de la que habla Manuel Castells, ofrece alternativas sorprendentes para acceder a innumeras fuentes aptas para la indagación, exploración, construcción de conocimientos.

A punto de concluir una maestría, que incluye, una significativa tarea de investigación científica, ¿cómo ponderás el modelo de EaD bajo el nuevo mundo de las comunicaciones en la era digital? Creo que tiene mucho potencial y que aún no tiene el reconocimiento académico.

Hoy por hoy una maestría presencial tiene más reconocimiento que una virtual.

Esto es así porque el docente no tiene el contacto cara a cara con el estudiante.

Sin embargo, la exigencia de escritura en la segunda es mucho mayor que en la primera.

En el modelo EaD, el proceso de enseñanza-aprendizaje está mediado por la palabra escrita en todas las actividades: foros, mails, presentación de trabajos prácticos y finales.

Esto genera que los controles sean muy grandes en el afán de evitar el plagio.

Creo que cada vez se va a utilizar más la EaD, como ya se está viendo y que cada vez más se va a usar un modelo mixto en donde convivan lo presencial con lo virtual.

¿En el desarrollo de los cursos, seminarios u otras exigencias previas a la tesis, cómo funcionó la interacción con los miembros de la UNQ? La UNQ es una universidad con mucha experiencia en EaD.

Además está todo el tiempo superándose: en pocos años cambió tres veces la plataforma del campus.

Con las tareas o trabajos de campo que incluyeron grabaciones de video ¿Cómo funcionó el sistema evaluativo, en este caso no presencial sino a distancia? Aún estoy esperando la evaluación de la tesis.

Espero que todo bien.

No tuve inconvenientes en cuanto al seguimiento del trabajo de campo que realizaron la Directora y la co-Directora de tesis.

En la vida cotidiana con responsabilidades profesionales ¿la EaD se convierte en un recurso razonable para acometer desafíos en la formación o perfeccionamiento docente o profesional? Sí.

Para muchos es casi la única posibilidad que tenemos de realizar ciertas capacitaciones.

Este año estoy haciendo una especialización en educación y Tic que realiza el Ministerio de Educación de la Nación y que es virtual.

Tiene tres instancias presenciales.

Cabe destacar que la maestría de la UNQ también contempla instancias del mismo carácter: la entrevista de selección para ingresar, el taller de tesis -son dos encuentros de tres días completos cada uno-, uno de los seminarios y además, la defensa.

Cómo resolver el acceso al conocimiento a más de 1.000 kms del trabajo y casa

¿Cómo se convive con la EaD bajo circunstancias personales casada, dos hijas, esposo y todos los correlatos que devienen? Y ¿cómo se resuelve la responsabilidad de cumplir con plazos de entregas, interacciones v virtuales programadas con tutores, estudiar y responder observaciones con lapsos exiguos y pautados que no tienen, en este modelo, gran flexibilidad para postergaciones? Es un desafío permanente.

Exige mucha fuerza de voluntad y también, lamentablemente, postergar muchas cosas, pero por sobre todo retrasar el descanso: se duerme poco y obviamente los fines de semana y las vacaciones son básicamente para estudiar.

En otras palabras están hipotecados.

Es así: estudiar siempre requiere de un compromiso, mucho más cuando se trata de capacitaciones largas y que se hacen forzosamente más extensas porque uno las va haciendo de a poco.

¿Los términos, lapsos, que en esta forma educativa son estrictos, qué inducen? Creo que los plazos que van marcando los profesores son de gran ayuda porque nos auxilian a organizar el estudio, a priorizar actividades.

En fin, los plazos imprimen ritmo y sirven de contención para no alargar tanto que se pierda el objetivo y finalmente se claudique.

Además, la UNQ siempre atiende a las situaciones excepcionales.

Uno no se siente un número de legajo sino que hay un seguimiento personalizado.

En ese sentido el trabajo que realizan los consejeros es fundamental para todo el trayecto de la maestría.

La comunicación vía mail con profesores, consejeros y administrativos es excelente.

¿Cuál es el saldo que le asignas a esta experiencia que concluye, al menos en esta etapa, con la defensa de la tesis, obviamente ya presentada? Aprendí muchísimo.

Las clases que recibía semanalmente (siempre puntualmente) y el material de estudio fueron excelentes.

Las evaluaciones de los profesores en su mayoría tenían una devolución cualitativa.

Siempre respondieron a mis inquietudes.

Creo que la UNQ tiene muy aceitado el sistema: tienen muchos años de experiencia y se nota que están atentos a la evaluación que hacen los estudiantes a través de la Ficha de Seguimiento que tenemos que entregar al consejero dos veces al año.

En la misma nos solicitan información detallada sobre cada curso que hicimos y nuestra valoración tanto del curso como del profesor.

Para ello nos dan una serie de aspectos que tenemos que considerar.

Creo que es posible mejorar los foros de intercambio: no todos los profesores los usan y por otro lado, a los estudiantes también nos cuesta aprovecharlos.

Esta situación también la observo en la especialización que curso actualmente.* La entrevista concluye con un reconocimiento de Virginia a la UNQuilmes.

No puede, expresa, dejar de agradecer a la casa de estudios la posibilidad que le ofreció de ser incluida ser parte activa, del clima de seriedad y garantía de calidad académica y científica de la plataforma virtual de Educación a Distancia.

* Se refiere a la Especialización en Educación y Tic, virtual que cursa en el Ministerio de Educación de la Nación.